Hey Brussels! Is anybody with common sense left there? In Mercatornet, November 20th 2017.

By: Antonio-Carlos Pereira Menaut is Professor of Spanish and EU Constitutional Law & Jean Monnet Chairholder (1999) at the University of Santiago de Compostela (Galicia).

I am a professed Europhile but I am afraid the obsessive micromanagement of the EU, with its intrusion into even our personal lives, is nearing insanity. And since every sane European person must have a say on the problem, I offer you my personal view.

It all started during the last holiday period. The trouble with holidays is that you have to visit the supermarket every now and then, no matter how remote your area of choice in rural Spain.

So, as I wandered clumsily between rows of ready-made soups and wines, wondering if the detergent I had chosen was going to be thrown at my head upon returning home, I was surprised to overhear a grocery employee clearly telling a customer: “Definitively not — unless behind closed doors and with no police in sight”.

In the terrifying times in which we live, I immediately perked up my ears as much as possible. Neither of the ladies in question looked much like a terrorist, and the customer — in her forties, a mother of several children and rather good-looking — had a young boy with her.

But, who knows? You can trust no one these days. The start of the Third World War seemed too much to suspect, but what if they had been talking about preparing a homemade bomb?

On the other hand, people seeking places of hiding in which to interchange slogans and such things, as in Hungary and Prague during Soviet occupation, also came to mind.

Fortunately, I did not need to sharpen my ear very much because the voices of the ladies, as they talked, became louder. What the employee was denying to her customer except behind closed doors and without police in the environs, turned out in the end to be something like beef minced simultaneously with ham, apparently a culinary favourite of her family.

She said she obtained it easily enough in other, less legalistic — or perhaps less often inspected — shops. The heroic antiterrorist role I imagined for myself vanished in the twinkling of an eye and I was brought back to ordinary, kitchen, life.

On my way home, while still hesitating about the risky, unknown brand of detergent I had chosen, I could not refrain from imagining poor children eating unhealthy things, but also — why not? — modern, law-abiding children who would oppose eating anything not allowed by European law, which our protagonists might perhaps at that very time be breaking secretly and with impunity.

I also imagined bad parents being denounced by good neighbours, and social workers investigating what the children were eating, and I did not exclude, in final resort, a judge dutifully withdrawing a child at risk from parental authority…

But then there occurred to me a different aspect of reality. Ernst Jünger wrote about total mobilisation; now we seem to be under total control, a control even of trifles. (It is no accident that the term, “Totalitarianism”, comes from “total”.)

Due to combined insecurity, legalism and conformity, many persons these days share this frame of mind, which has pervaded even lower-level authorities and the population as a whole.

The EU (although we must admit that it is not only the EU) has brought us to these ridiculous extremes.

This illustrates what Brussels and the Spanish State are all about: unable to prevent the Barcelona bombing in spite of its similarity to that of Nice one year before, incapable of dealing with global warming or immigration —and not even with the more modest and mundane Catalan issue—, they are nevertheless desperate to control what we eat at home.

Is there no one left with a minimum of common sense, one wonders? Technocracy has recently proven, most clearly in Southern Europe, its incapacity to deal with serious problems in parallel with a real capacity to inflict pain. No doubt there exist dozens of scientific studies demonstrating the perversity of beef minced with ham, its incompatibility with the single market, and so on, and no doubt Brussels could bury me under those reports if she so wished.

I am sorry, but I shall not read them.

I should like rather to go to Brussels in order to ask the people at the Commission: “Given the indisputable fact that the EU these days is wandering aimlessly, why you persist in obsessive micromanagement? Are you aware of the stifling social and personal control it implies?”

Should their answer be “No”, I should dare to suggest disobeying such illiberal regulations, because the overheard private conversation mentioned at the beginning of this article, an entirely real one, seems rather like a narration of clandestinity in the Spain of 1940 or the Prague of 1968 — and all this hullabaloo over a handful of home-made meatballs.

Please do not suppose that the law-abiding, poster-child hardly exists in real life: later on, the boy who accompanied the customer, about six years old, confessed, I suppose to relieve the uneasiness of a childish, yet scrupulous, conscience:

“Hi, Mum — the car of my friend X has plenty of chocolate dough-nuts, and his parents allow him to eat things containing palm oil — and I ate some”.

It seemed a piece of postmodern moral theology, perhaps the nearest thing to a postmodern sin.

Dear European and national rulers, if you cannot be trusted to carry out the most basic political tasks, please keep clear of the ordinary matters that matter to ordinary people.

Authorities incapable of lowering appalling unemployment figures in Spain and Greece, and unable to fulfil the most elementary task that justifies the existence of a public power — protecting the body politic — lack moral authority to interfere in lives and especially in the consciences of children.

In classical constitutionalism people mistrusted power; now, power, no matter how corrupt and inept, mistrusts us.

Let ordinary people not become complicit in such penetration of the fabric of civil society, in such illiberal mistrust of the individual.

These turn us into spies on one other (in the case mentioned, admittedly, the grocery assistant did not actually call the police). How can social capital thrive if one cannot talk unguardedly to family and neighbours about so trivial and ordinary a matter as the contents of minced beef?

Rulers who fail to defend us from terrorism, climate change or bankers’ rapacity should refrain from seeking to control how people kill Asian wasps or keep egg-laying hens (for the benefit of the interested: see the order of the German Constitutional Court of 2 October 2010 declaring certain statutory provisions on the keeping of laying hens unconstitutional).

Let us be free at least in small matters; let people make homemade eau de vie and mince such meat as they please.

*****

Link: https://www.mercatornet.com/features/view/hey-brussels-is-anybody-with-common-sense-left-there/20735

Anuncios

La acusación constitucional. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 20 de Noviembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Las noticias políticas en las últimas semanas han puesto especial atención a la acusación constitucional, por eso creemos conveniente aclarar su origen, naturaleza y alcance. En primer lugar se trata de una institución de origen inglés conocida como impeachment pero, con la aparición de moción de censura (vote of no confidence para los británicos), cayó en desuso y, con el paso del tiempo, fue recogida por la Convención Americana para terminar presente en la Constitución estadounidense de 1787.

El impeachment en los Estados Unidos sólo ha sido aplicado contra dos presidentes, el primero fue Andrew Johnson (siglo XIX), producto de un prolongado enfrentamiento con el Congreso, y el segundo Bill Clinton (siglo XX), por una razón más mundana que política; sin embargo, en ambos casos las acusaciones no prosperaron por insuficiencia de votos parlamentarios. En Iberoamerica, en cambio, a fines de los años ochenta esta institución se ha aplicado de modo más recurrente por la oposición congresal y con diversos resultados.

Si la acusación constitucional prevista contra altos funcionarios está reconocida por la Carta de 1993, su ejercicio no debe comprenderse como nociva para la democracia; al contrario, se trata de una institución que permite a su titular, en caso de ser aprobada por la Comisión Permanente, ejercer su derecho de defensa en el Pleno para refutar cada imputación antes de su debate y votación sobre si existió, o no, responsabilidad política; en caso de aprobarse la acusación, será la denuncia formal del Ministerio Público a la Corte Suprema la que determinará la responsabilidad jurídica mediante un debido proceso. Por tanto, sería un error pensar que el resultado de una acusación constitucional comienza y termina por la decisión del Congreso.

El efecto solidario del gabinete. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 13 de Noviembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El proyecto de ley presentado en el Congreso que busca reformar su reglamento para indicar que producida la crisis del gabinete (producto de una moción de censura o rechazo de cuestión de confianza al primer ministro) los ministros salientes no podrán continuar en el nuevo gabinete, guarda sentido con los efectos solidaridos que corresponden con la exigencia de responsabilidad al jefe de gabinete y a todo su Consejo de Ministros.

Las interpretaciones en contra, surgidas con base a las actas del Congreso Constituyente, nos pueden orientar sobre la discusión histórica al momento de debatir sobre el significado del concepto “crisis del gabinete”, pero también es cierto que sólo serían válidos los argumentos de sólido respaldo doctrinal y orientados con la tradición del derecho comparado; por citar un ejemplo, los mismos constituyentes también estuvieron de acuerdo que las resoluciones del Jurado Nacional de Elecciones y del Consejo Nacional de la Magistratura no sean revisables en sede judicial, pero hoy en día, gracias al Tribunal Constitucional, sabemos que si afectan derechos fundamentales sí pueden ser objeto de una acción de garantía.

El mismo proyecto de ley dispone que si el nuevo gabinete no se renueva íntegramente, la exigencia de responsabilidad política producida no será computable para una eventual disolución parlamentaria que pudiera decidirse ante una nueva crisis del gabinete. Al respecto, consideramos que esta propuesta estaría limitando el ejercicio de una atribución presidencial que no ha dispuesto expresamente la Constitución; sin embargo, distinto sería el caso que una reforma al reglamento parlamentario impida la votación para la investidura del nuevo primer ministro si, ante una nueva crisis del gabinete, el Presidente de la República no haya renovado completamente al Consejo de Ministros.

El problema de fondo es que la interpretación de estas disposiciones han producido dos polémicos antecedentes, la caída de los gabinetes Jara y Zavala con solamente efectos individuales; por eso, si no se corrigen a tiempo vía reforma reglamentaria terminarán confirmándose como una práctica congresal reconocida por el derecho consuetudinario.

Encuesta | Los países más y menos comprometidos con la democracia en el mundo. Publicado en Radio Programas del Perú (Edición Digital), Miércoles 5 de Noviembre de 2017.

Una investigación reveló que menos de la mitad de la población se siente satisfecha con la democracia en sus países, pese a considerarla la mejor forma de gobierno.

Fuente EFE

Una encuesta realizada en 38 países de todos los continentes reveló que el 78% de la población considera a la democracia representativa como la mejor forma de gobierno. El estudio realizado por el Centro de Investigación Pew (PRC por sus siglas en inglés) y publicada el pasado 16 de octubre también indica que el 66% respalda la democracia directa, un sistema en la que los ciudadanos, y no funcionaros elegidos, toman las decisiones a través de mecanismos como las asambleas, referéndums o plebiscitos. Aunque estas cifras son alentadoras, el estudio también arroja matices preocupantes: un 49% considera bueno los gobiernos dirigidos por expertos no electos, 26% cree que es mejor ser gobernados por un líder fuerte (autoritarismo) y un 24% por un gobierno militar.
La alarma es mayor cuando se ahonda en variables que develan el compromiso que tienen los ciudadanos con la democracia y el nivel de satisfacción que tienen con este tipo de gobiernos en sus países. El PCR clasificó tres grupos según los sistemas de gobierno preferidos (No se incluyó la pregunta sobre democracia directa):

1. Demócratas comprometidos (DC). Solo apoyan gobiernos con representantes elegidos.

2. Demócratas menos comprometidos (DMC). Apoyan la democracia representativa, pero no les disgustan los gobiernos de expertos, de un líder fuerte o un gobierno militar.

3. No demócratas (ND). Rechazan la democracia representativa y al menos apoyan una forma de gobierno no democrático.

Los países más y menos democráticos.

Según esta medición el país más comprometido con la democracia es Suecia (52%). Le siguen Alemania (48%), Holanda (47%), Grecia (44%) Canadá (44%) Estados Unidos (40%) y Australia (40%).
Rusia es el país menos comprometido con la democracia representativa. Solo el 7% de sus ciudadanos la respaldan, mientras que 61% se ubicó entre los menos comprometidos. Índices que se condicen con su realidad política. Vladimir Putin, un presidente percibido como un autócrata, gobierna desde el 2000.

Detrás del gigante euroasiático se ubican Vietnam (8%) e India (8%). México sorprende al ubicarse cuarto en esta lista con un 9%. Perú lo secunda en América Latina con un 13% que también lo ubica noveno en el ranking general de los menos comprometidos con la democracia. Además, Perú ocupa el tercer lugar, después de Jordania (36%) y Túnez (32%) en la lista de los ‘no democráticos’ con 28%.

En el promedio general, aproximadamente una cuarta parte de las personas (23%) en los 38 países encuestados son demócratas comprometidos. Un poco más del doble (47%) son demócratas menos comprometidos y relativamente pocos (13%) no son democráticos. Una pequeña parte (8%) no respalda ninguna de estas formas de gobierno.

El 46% del total afirma estar satisfecho con las democracias de sus países y 52% no lo está. Más que la identificación con un tipo de sistema, en este índice la satisfacción se sostiene sobre todo en valoraciones económicas y orientaciones partidarias. En casi todos los países, las personas que dicen que la economía nacional está funcionando bien, o que están mejor que antes y creen que en el futuro mejorarán, están más satisfechos con sus formas de gobierno.

Países del sur de Europa que han enfrentado problemas económicos en la última década están entre los menos satisfechos: Grecia (insatisfechos 79% / satisfechos 21%), España (insatisfechos 74% / satisfechos 25%) e Italia (insatisfechos 67% / satisfechos 31%).
En América Latina, México tiene el mayor nivel de insatisfacción con 93% y apenas con un 6% que afirma estar satisfecho. Le siguen Colombia (insatisfechos 82% / satisfechos 18%), Chile, (insatisfechos 78% / satisfechos 17%), Venezuela (insatisfechos 73% / satisfechos 25%), Perú (insatisfechos 73% / satisfechos 25%), Brasil (insatisfechos 67% / satisfechos 28%) y Argentina (insatisfechos 54% / satisfechos 46%)

Fuente: Infobae en base a encuestas realizadas en 2017 por el Pew Research Center en 38 países de distintas regiones del mundo

Véanse las estadísticas en: https://infogram.com/bdb6bd23-7457-489d-ad4d-8dadd9e6b584

Link: http://rpp.pe/mundo/actualidad/encuesta-los-paises-mas-y-menos-comprometidos-con-la-democracia-en-el-mundo-noticia-1086827

Nación contra Estado. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 6 de Noviembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Títular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

La grave coyuntura política que vive España es de elevadas proporciones, un país de tradición estatista, positivista y codificador, como la mayoría en Europa Continental, tiene más dificultades para comprender un problema histórico, cultural, económico, social, político y darle una solución oportuna. Se trata de un problema que ha sido embalsado con el paso del tiempo y que no estuvo en agenda desde la transición democrática; el gobierno de turno en Madrid otorgando concesiónes a Cataluña y el País Vasco principalmente, a cambio de la investidura y gobernabilidad para sostener el bipartidismo, sea de izquierda o derecha; tarde o temprano debía reventar mediante acciones de los independentistas que colindan con la irracionalidad, además de la nueva composición parlamentaria.

Los casos de Quebec en Canadá, Irlanda, así como el reciente y fallido plebiscito en Escocia, son una muestra de cómo los anglosajones buscan resolver problemas sensibles sin esperar que reviente la olla a presión. Una de las razones, quizá la más importante, es que en Gran Bretaña no llegó la tesis de la soberanía del estado absolutista; es decir, la idea que la soberanía es la máxima concentración del ejercicio del poder, que no se comparte y abarca todo el territorio. En el Reino Unido, en cambio, es la Corona el concepto que se ubica al centro de todas sus instituciones y comunidades que integran la Commonwealth, no la soberanía, pero siempre reconociendo la supremacía del Parlamento.

Por todo lo anterior, mientras que los conceptos de nación, territorio y soberanía, que los países más estatistas aplicamos casi para todos los problemas, los británicos delegan en el Parlamento las decisiones más trascendentes, pidiendo al pueblo su opinión vía referéndum en algunos casos. Por eso, la crisis que estamos observando en España parece ser una manifestación de la lucha de las naciones contra el estado, la cual puede empeorar así como también trasladarse a otros países europeos.

*****

Después del censo. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 30 de Octubre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitución e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Las consecuencias del último censo pueden resumirse en teóricas, prácticas y muy trágicas, me ocuparé de las dos primeras en esta columna. Una semana antes de efectuarse, no se conocía su finalidad y tampoco el contenido de las preguntas, por eso resulta imposible realizar una actividad de esta naturaleza sin una debida difusión y necesidad de colaboración de la ciudadanía para su desarrollo.

Otro problema fue la falta de coordinación entre el INEI y el ministerio del interior, encargado de la seguridad, con declaraciones de orden de inamovilidad y detenciones que responden más con un estado policial que constitucional.

El Estado requiere información demográfica actualizada para cubrir las necesidades de los ciudadanos en todo su territorio, una data que servirá para que se puedan diseñar e implementar políticas públicas para cumplir con la misión de brindar salud, educación, seguridad e infraestructura; para lograrlo, cada cierto tiempo se hace necesario poner al día los datos que permitan actuar como estado.

La organización y desarrollo del censo es de naturaleza técnica, pero es la herramienta que necesita todo estadista para saber tomar decisiones con acierto. Por eso, después del censo, su fallida y, repetimos, trágica aplicación exige una investigación parlamentaria para conocer el grado de atención, recursos asignados y el factor humano seleccionado para realizarla con éxito.

​¿Quién, en Europa, no se haría separatista?. Publicado en Catalunya Press te informa (Diario Digital), Miércoles 25 de Octubre de 2017.


El jurista reclama escuchar a ambas partes de un conflicto

Por: Dr. Antonio-Carlos Pereira Menaut (*)

En absoluto quisiera yo ofender a nadie, ni añadir tensión a la ya existente entre España y Catalunya, pero, intentando ir a las raíces, lamento mucho decir que los españoles parecen no haber sido muy buenos en política, según muestra la historia. Más de una vez han convertido un problema político difícil, pero manejable, en un drama, incluso violento. Los británicos, por el contrario, como dice el profesor peruano Carlos Hakansson, son especialistas en no dejar a la olla alcanzar demasiada presión.

Pues, señores, si es cierto el principio “quien tiene más poder, tiene más responsabilidad”, la parte de culpa de Madrid sería mayor que la de Catalunya, aunque por supuesto ésta también tenga. Los catalanes no serán simpáticos, y tendrán todos los defectos del mundo (aparte de haberse beneficiado desde el siglo XIX del mercado único español), pero nadie negará que ahora son sistemáticamente insultados y denigrados y no se les escucha ni concede ni el beneficio de la duda. Con Catalunya se incumplen a diario unos principios que para nosotros, los juristas, son como deformación profesional: dar a cada uno lo suyo y oír a ambas partes.

No recuerdo campañas contra los productos vascos, ni siquiera cuando ETA mataba cincuenta personas al año; en cambio, hace algunos años se lanzó una campaña nacional contra los productos catalanes, de la que el PP nunca se distanció lo suficiente. Aún hoy, hay quien va al supermercado con listas de productos catalanes, para no comprarlos, aunque llene su carro de productos chinos. Con motivo del Estatuto de 2006, se orquestó otra campaña nacional recogiendo firmas contrarias, cosa sin precedentes. Y Rajoy tampoco se distanció. La brecha social (no ya la legal o institucional) entre España y Catalunya no se reparará en decenios.

Consideremos ahora los órganos del Estado: el Tribunal Constitucional ya ni aparenta imparcialidad, comportándose como un fiscal o un sancionador y recaudador, más que como el órgano jurisdiccional que dice ser. La Corona ha mostrado escasa imparcialidad o moderación, mostrándose Felipe VI más como un órgano del poder ejecutivo que como el titular del poder neutro; compárese su postura con la de Isabel II acerca de Escocia.

Así las cosas, me gustaría a mí saber quién en Europa, en tales circunstancias, no se volvería separatista. ¿Cómo reaccionarían los madrileños o los de Vitigudino si contra ellos se alzara una movilización general así?

Una parte del problema es, simplemente, que España sigue siendo unitaria-centralista en el fondo, y muchos españoles lo ven normal y correcto, como ven natural que el túnel hidrodinámico para barcos esté en Madrid. Con el tiempo, el centralismo se ha convertido en segunda naturaleza, como puede verse en los principales medios de comunicación y en no poca gente, incluso instruida y razonable.

Un breve vistazo a la historia nos ayudará. Hacia 1810, los hispanoamericanos sólo querían libre comercio, una cierta descentralización y otras cosas bastante tolerables. Sólo un puñado de personas eran auténticamente independentistas; un grito corriente en América era “Viva Fernando VII; abajo el mal gobierno”.

La cerrazón española los llevó al separatismo abierto. Pero Madrid no aprendió. Hacia 1830, Cuba comenzó a reclamar un cierto autogobierno y no mucho más. Pero a los pocos diputados antillanos en Cortes no se les hacía caso, y si querían eficacia tenían que sumarse a un gran partido nacional, nunca estaba muy interesado en lo antillano, igual que ningún gran partido hoy está interesado en Galicia ni Asturias.

Durante décadas, Madrid no prestó a las reclamaciones antillanas gran atención; no concedió nada a Cuba, libró una guerra contra los rebeldes cubanos (1868-1878) y mantuvo la esclavitud. Por fin, en 1897, cedió, otorgando unos Estatutos de Autonomía a Cuba y Puerto, cuando ya era literalmente “too little, too late”. En 1898 los acorazados estadounidenses pondrían fin a la presencia española en América.

“Historia, magistra vitae est”, decía Cicerón. Sí, pero, ¿querrá España escuchar a la maestra?

LinK: http://www.catalunyapress.es/texto-diario/mostrar/872256/quien-europa-no-haria-separatista

(*) Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela (Galicia, España).