Sobre la cuestión de confianza. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 18 de Setiembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

La cuestión de confianza es una institución de origen parlamentarista, su incorporación data desde la constitución peruana de 1979; sin embargo, en los parlamentarismos europeos ha caído en cierto desuso, por ejemplo, en España, la única vez que se ha presentado una cuestión de confianza fue al inicio de la transición española y gracias a su Primer Presidente de Gobierno, Adolfo Suárez. La razón de su escaso empleo es debido a que siempre se invocan para ganarlas, sino mejor no se plantean.

La semana pasada fue interpuesta una cuestión de confianza por el Presidente del Consejo de Ministros y, al margen de su resultado mientras escribo estas líneas, su rechazo y consecuente renuncia del Gabinete no significará una capitis diminutio al Congreso, pues, si bien no podría volver a negar la confianza a un Primer Ministro, ni siquiera su investidura, para no correr el riesgo de ser disuelto conforme con la Constitución, sí podría continuar censurando a los ministros individualmente hasta Julio de 2021.

El efecto de negar una cuestión de confianza es fortalecer al Consejo de Ministros frente al Congreso, para mantener la gobernabilidad y estabilidad política; sin embargo, como hemos explicado, también significará la continua búsqueda de ministros individuales por parte del Presidente de la República para que mantengan las políticas generales que se desea impulsar.

La oportunidad del Gobierno para presentar una cuestión de confianza con la finalidad de cumplir la condición constitucional, disolver el Congreso y convocar nuevas elecciones parlamentarias, es políticamente viable si los vientos del electorado corriesen a su favor, pero el trascurso del tiempo ha menguado los índices de aprobación presidencial. Por eso, la solución podría ser peor que la enfermedad y quedarse con menos congresistas.

*****

Anuncios

Fútbol y Economía. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 11 de Septiembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Un sistema político sin real organización partidaria, carente de elementos centrípetos para conservar la estabilidad y gobernabilidad, requiere de elementos de compensación que suplan lo que la oposición y el gobierno no saben hacer. Los años de constante crecimiento económico crearon, para bien y para mal, una apariencia de prosperidad y creencia de que podíamos ingresar a la OCDE y postularse a candidatos para organizar unos juegos panamericanos; al final, el fenómeno del niño costero y ola de frío en el sur del país nos puso en nuestro verdadero lugar. El crecimiento económico debió servir para atender temas pendientes de resolver mediante el ejercicio de la política, pero los gobiernos se ocuparon de practicar la politización de la justicia.

Otro elemento de compensación a nuestras carencias institucionales es, sin duda, los éxitos de nuestra selección del fútbol; sabiendo que en las últimas décadas no han sido constantes sino episódicos, la reciente victoria ante Ecuador resulta un ejemplo palpable. Durante ese poco tiempo, nos olvidamos por varias horas de la huelga de médicos, profesores, la que viene del poder judicial, la inseguridad ciudadana y una oposición parlamentaria aburrida porque el gabinete “se marca solo en la cancha de la gobernabilidad”.

Es evidente que “economía” y “deporte” se pueden asociar al conocido “pan y circo”, se trata de binomio contemporáneo, pero no se puede depender de ellos cada cierto tiempo para refrescar el ambiente político, sólo se trata de elementos centrífugos que generan coyunturas aprovechas por los políticos para tomar decisiones.

*****

Las últimas palabras de Obama a Trump: una carta en el Despacho Oval. Publicado en el Diario El País (Madrid, España), Lunes 4 de Septiembre de 2017.

“Somos ocupantes temporales de esta oficina. Somos guardianes de estas instituciones y tradiciones democráticas por las que lucharon y sangraron nuestros predecesores”, le advirtió el demócrata


Los Trump y los Obama el día de la investidura del republicano. EVAN VUCCI AP

Por NICOLÁS ALONSO
Washington 4 SEP 2017

Una de las últimas tareas que el entonces presidente Barack Obama realizó en el Despacho Oval fue escribir una escueta carta. La guardó en un sobre con la estampa oficial de la Casa Blanca y la depositó en un cajón de la mesa presidencial. Su destinatario era el “Señor Presidente”, su sucesor, Donald Trump, que ese mismo día pasaba a ocupar la mansión presidencial.

“Millones de personas han depositado su esperanza en usted, y todos nosotros, independientemente del partido, deberíamos esperar tiempos de prosperidad y seguridad durante su mandato”, comienza Obama. “Depende de nosotros construir las escaleras del éxito para cada joven y familia que esté dispuesta a trabajar mucho”, continúa.

También recuerda de la importancia de la Casa Blanca en la esfera internacional. “El liderazgo americano es indispensable en este mundo. Depende de nosotros, a través de ejemplo y acción, sostener el orden internacional que se ha expandido desde el fin de la Guerra Fría”, recalca Obama, con tono reconciliador.

Por último, “solo somos ocupantes temporales de esta oficina. Somos guardianes de estas instituciones y tradiciones democráticas por las que lucharon y sangraron nuestros predecesores”, destaca el expresidente. “Más allá del día a día, depende de nosotros dejar esos instrumentos de la democracia tan fuertes como estaban cuando nos los encontramos”.

En 275 palabras, el demócrata continúa con la tradición marcada por sus predecesores y ofrece con tono reconciliador estas reflexiones al republicano, a la vez que le advierte de la importancia de la familia y los amigos para desahogarse en los momentos más difíciles del cargo. También le desea suerte y le ofrece su apoyo, pero las frases directas y cortas desvelan la intención de Obama de comunicar un mensaje más pragmático que el que él recibío de George W. Bush. Y busca transmitir las ideas más importantes a un individuo ajeno a la política hasta meses antes de las elecciones.

“Habrá momentos difíciles. Te criticarán. Pero siempre tendrás a un Dios que te consuele y a un país detrás de ti, incluido yo”, le confesó, en un mensaje más personal, Bush a Obama. “Embarcas ahora en la mayor aventura, con el mayor honor, que puede tener un ciudadano americano. Te deseo mucho éxito y felicidad”, le escribió, años atrás, Bill Clinton a Bush.

El texto, obtenido por CNN, no había sido divulgado hasta esta semana. Obama no había compartido su contenido con ninguno de sus asesores cercanos, mientras que el republicano se la ha mostrado a visitantes y empleados de la Casa Blanca.

*****

Link: https://elpais.com/internacional/2017/09/04/universo_trump/1504537000_474058.html

Sobre la filtración de una decisión judicial. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 4 de Septiembre de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

La filtración y difusión por medio de un congresista de una aparente decisión del Tribunal Constitucional, que declara la inconstitucionalidad en parte de la llamada ley “anti tránsfugas”, es un ejemplo práctico sobre la carencia de institucionalidad en nuestro Estado; una grave irregularidad que no puede pasar por desapercibida y que el Tribunal ha comunicado que iniciará una investigación.

El principio de separación de poderes permite que las principales instituciones colaboren, pero siempre respetando sus competencias, fueros e independencia de funciones; toda intromisión es una irregularidad y la noticia en los medios no puede ser la presunta decisión del Tribunal Constitucional, sin publicar oficialmente, sino su arbitraria filtración por un congresista afectando el imperio del Derecho.

La información y reacciones de la representación política deben estar dirigidas a cuestionar y sancionar la acción irresponsable de un congresista que, si bien recibió esta información, no debió difundirlo en las redes sociales sino comunicarlo a las autoridades respectivas (Presidencias del Congreso y Tribunal Constitucional) con la debida reserva y exigir una inmediata investigación sobre lo ocurrido.

Finalmente, al margen de esta palpable irresponsabilidad, se debe tener en cuenta que la filtración de una aparente decisión no surte efectos jurídicos, sino que el Tribunal mantiene la reserva del fallo hasta que sea publicado oficialmente.

*****

Explicando el Brexit: ¿Por qué la transición es tan complicada? Publicado en el Diario Gestión (Edición Digital), Martes 29 de Agosto de 2017.

La propuesta del laborismo va más allá y sostiene que el Reino Unido debería permanecer en el mercado único y la unión aduanera de la UE por hasta cuatro años después de dejar el bloque en marzo de 2019.

Bloomberg.- Mientras el lunes se reanudan las conversaciones sobre el Brexit, el opositor Partido Laborista británico ha acaparado la atención con una propuesta de que el Reino Unido permanezca en el mercado único de Europa durante cuatro años conforme a un acuerdo de transición destinado a aceitar la salida.

Si bien el plan laborista va más allá que el consenso que acaba de reunir el gobierno respecto a que se necesita un acuerdo provisorio prolongado, refleja el mismo deseo de evitar el Brexit brusco que temen las empresas.

¿Qué quiere cada uno?

El gabinete británico está de acuerdo con el ministro de Economía Philip Hammond en reclamar un período de transición limitado en el tiempo. El Reino Unido no seguiría siendo miembro de la unión aduanera pero buscará reproducirla fielmente durante la transición.

El secretario de Relaciones Exteriores Boris Johnson ha dicho que podría durar hasta tres años, y el secretario del Brexit David Davis señaló que sería “lo más cercano que podamos a los arreglos actuales”, aunque de todos modos permitiría que el Reino Unidos firmara acuerdos comerciales con otros países –algo que está prohibido para los miembros de la unión aduanera.

La propuesta del laborismo va más allá y sostiene que el Reino Unido debería permanecer en el mercado único y la unión aduanera de la UE por hasta cuatro años después de dejar el bloque en marzo de 2019.

Eso significaría que el Reino Unido mantendría prácticamente los mismos términos de membresía, incluido el de tener que pagar por ser miembro y obedecer los fallos del tribunal de la UE, pero sin poder votar sobre las modificaciones a las leyes de la UE.

¿O sea que el Brexit no significaría Brexit?
La idea del laborismo se parecería mucho a la membresía actual. La propuesta del gobierno conservador sería algo a mitad de camino.

El beneficio de ambas es que daría a los ministros varios años para resolver la complicada tarea de retirar al Reino Unido de sus actuales arreglos con la UE y a las compañías y banqueros más tiempo para adaptarse.

¿Qué dice la UE?

A la UE le preocupa que un período de transición haga que el Reino Unido se retire de la UE sin despedirse realmente.

El jefe de negociadores del bloque, Michel Barnier, no ha descartado lo que llama “períodos de retirada e introducción progresivas”, pero dijo que ese arreglo debería tener estrictos límites temporales y con un acuerdo previo sobre el tipo de relación definitiva hacia el cual se está haciendo la transición.

Barnier también aclaró que, durante la transición, el Reino Unido seguiría estando sujeto a la supervisión del Tribunal de Justicia de la UE, algo polémico para los partidarios del Brexit más entusiastas.

¿Pueden acordar esto ahora?

No. No habrá período de transición si la UE no lo permite. Y ni siquiera lo van a debatir antes de que los 27 líderes coincidan en que ha habido “progresos suficientes” en las tres cuestiones más espinosas de la retirada británica: el status de los expatriados, la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda y las obligaciones financieras del Reino Unido con el bloque.

Sin embargo, si el Reino Unido se comprometiera a un arreglo provisorio de varios años durante el cual aportaría al presupuesto de la UE, esto podría contribuir a moderar las demandas financieras inmediatas de la UE.

¿Cuál es el obstáculo?

Si bien la UE podría estar dispuesta a un arreglo que deje al Reino Unido en la unión aduanera y el mercado único y mantenga los aportes británicos al presupuesto, el gobierno británico dice que quiere cancelar ambos acuerdos una vez que deje el bloque.

La UE no va a permitir que el Reino Unido elija sólo lo que le conviene. Todo lo que incluya los beneficios de la pertenencia al bloque sin las obligaciones, incluso durante un período de transición, probablemente sería rechazado sin rodeos.

Es más, muchos funcionarios de la UE dicen que no hay tiempo para diseñar el acuerdo de transición a la medida que quiere el gobierno británico.

*****

Link: http://gestion.pe/politica/explicando-brexit-que-transicion-tan-complicada-2198798

El ejercicio irregular del derecho de huelga. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 28 de Agosto de 2017.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El inciso 3 del artículo 28 de la Constitución reconoce el derecho de huelga, encomendando al Estado la tarea de su regularización en armonía con el interés social; sin embargo, cuando nos detenemos para observar cómo se viene ejerciendo la huelga de maestros, podemos apreciar un irregular ejercicio del derecho.

Los maestros gozan del derecho para reclamar mejores condiciones laborales al Estado, siempre y cuando conserven el orden público y, como ocurre en otros países, brindar algunos servicios mínimos que eviten una total supresión que termine afectando a los estudiantes y padres de familia.

En el caso de la huelga de profesores, los servicios mínimos se concretan, por ejemplo, con una jornada laboral hasta el mediodía durante los días de paralización; realizada de este modo, las consecuencias no serían tan lamentables como las que están viviendo nuestros estudiantes que pueden perder el año escolar.

Por todo lo anterior, la actual y prolongada paralización de las labores escolares, y sus consecuencias negativas para la educación y normal desarrollo de las diversas actividades sociales, políticas y económicas alrededor de estos hechos, son fruto de un irregular ejercicio del derecho de huelga que no está amparado por el orden constitucional. Finalmente, debemos recordar que las huelgas son el último recurso luego de la previa discusión de un pliego de reclamos.

*****

Conoce el Big Ben, el ícono de Londres que dejará de sonar en 2021 [BBC]. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Digital), Domingo 20 de Agosto de 2017.

Este lunes comenzarán los trabajos de restauración de uno de los símbolos más populares del Reino Unido


El Big Ben estará en reparación hasta 2021 y se silenciarán las campanas para proteger a los trabajadores. (Foto: Reuters)

Si piensas en Londres, la capital británica, seguramente una de las imágenes que te vengan a la cabeza sea la del icónico Big Ben.

El reloj más famoso del mundo, que forma parte del Palacio de Westminster -la sede del Parlamento británico- fue inaugurado en 1859 y necesita reparaciones urgentes.

El trabajo será largo -se estima al menos tres años- y costoso -más de US$40 millones.

Durante gran parte de ese tiempo el Big Ben será silenciado, para proteger a los trabajadores.

Sin embargo, las autoridades informaron que una cara del popular reloj permanecerá visible en todo momento y dará la hora correcta, gracias a un motor especial.

Además, las famosas campanadas del Big Ben se escucharán en eventos especiales, como Año Nuevo y el domingo en que se homenajea a los caídos en guerra (Remembrance Sunday).

En BBC Mundo quisimos rendirle nuestro propio tributo a este amado ícono y por eso recopilamos estos cinco datos curiosos que quizás te sorprenderán.

1. No se llama Big Ben

Aunque todos le digamos así -y en esta nota no seremos la excepción- en realidad el famoso reloj no se llama Big Ben, sino The Great Westminster Clock (El Gran Reloj de Westminster).

La torre que alberga al reloj tampoco se llama así: originalmente se llamó sencillamente el Clock Tower (la Torre del Reloj) pero en 2012 se la rebautizó Elizabeth Tower, en honor a los 50 años de reinado de la actual monarca.

Big Ben es la Gran Campana y tampoco fue el nombre que le pusieron sus creadores. Algunos historiadores señalan que en realidad se llamaba Victoria Real, en homenaje a la Reina Victoria, pero los londinenses la apodaron Big Ben y el nombre se popularizó.

¿Y quién era el famoso Ben?

Según el sitio oficial del Parlamento británico “la explicación más probable es que se nombró en honor a Sir Benjamin Hall, el Primer Comisionado de Obras, cuyo nombre está grabado en la campana”.

Sin embargo “otra teoría es que se la nombró así por Ben Caunt, un campeón de boxeo de peso pesado”, señala la página.

2. El Big Ben tiene un suplente

Las campanadas del Big Ben son una tradición británica amada por muchos, y no solo dentro del Reino Unido.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos alrededor del mundo se aferraban a sus radios para escuchar el familiar tañido con el que comenzaba sus trasmisiones el Servicio Mundial de la BBC.

Las campanadas, transmitidas en vivo, eran señal de que Reino Unido no había caído.

Pero a lo largo de estos 157 años ha habido momentos -como ahora- en que la famosa campana debió silenciarse por reparaciones.

En estos casos algunas veces se recurrió al suplente del Big Ben: Great Tom, la campana de St.Paul´s Cathedral (la Catedral de San Pablo).

Sin embargo, en esta ocasión la BBC -que aún utiliza las campanadas en vivo para sus transmisiones de radio nacionales- informó que utilizará una grabación del verdadero Big Ben mientras esté en reparaciones.

3. Hay otras campanas que interpretan un aria de Handel

Además de la Gran Campana -como ya dijimos: el verdadero Big Ben- hay cuatro campanas más, que marcan el cuarto de hora.

Para hacerlo, tocan una reconocible y muy amada melodía llamada oficialmente “Campanadas de Westminster”, que se usa en varios lugares del mundo.

Los amantes de George Frideric Handel capaz reconozcan el sonido, ya que viene de una famosa aria del compositor: “I Know that My Redeemer Liveth” (Sé que mi Redentor vive), de la obra “El Mesías”.

Puedes escuchar la melodía -e incluso bajar las famosas campanadas para usar en tu celular- en este vínculo del Parlamento británico.

4. El reloj se ajusta con monedas

El Big Ben sigue funcionando con el mismo -entonces novedoso- mecanismo con el que se creó en 1859, algo que no será alterado con esta nueva refacción.

El sistema -sorprendentemente- funciona gracias a la gravedad: tres veces por semana los ingenieros a cargo del reloj le dan cuerda a unos cables conectados a grandes pesas que cuando caen, activan los trenes de engranaje.

El tren central es controlado por un péndulo, que hace girar los engranajes.

Para ajustar la velocidad de este péndulo se colocan peniques en su parte superior, lo que altera su centro de masa.

Esto tiene el efecto de incrementar la velocidad del reloj 2/5 de un segundo en un período de 24 horas.

Si necesitan que el reloj vaya más lentamente, le quitan peniques.

Es gracias a este poco sofisticado sistema que el Big Ben se mantiene perfectamente puntual.

5. El Big Ben le sigue los pasos a la Torre de Pisa

Si visita Londres y observa cuidadosamente la famosa torre del Parlamento quizás le parezca que está levemente torcida.

¡No le eche la culpa a la cerveza que acaba de tomarse en el pub! Lo que ve no es un efecto óptico sino que la torre efectivamente está inclinada.

Así se estableció en 2011, después de que se tomaran medidas del edificio de 96 metros.

Esos estudios mostraron que la torre estaba inclinada 0,26º hacia el noroeste, lo que significaba una desviación de casi medio metro, en su punto más alto, respecto a su eje.

Los expertos lo atribuyeron a pequeños movimientos generados por décadas de trabajos de construcción subterránea en la zona donde está el Big Ben.

Sin embargo, aclararon que la inclinación es mucho menor que el de la famosa Torre de Pisa, que alcanza los 5º, y señalaron que a la torre británica le llevaría unos 10.000 años llegar a estar tan reclinada como su famosa prima italiana.

*****

Link: http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/conoce-big-ben-icono-londres-dejara-sonar-2021-bbc-noticia-451712