Sobre el primer poder del Estado. Publicado en El Piurano (Diario Digital), Lunes 26 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

En los últimos días se ha discutido entre los congresistas la posición del legislativo como primer poder del Estado. Es cierto que la Constitución no establece jerarquías entre los poderes y que debe prevalecer un balance entre ellos; en otras palabras, que un poder controle al otro poder.

Sin contradecir la afirmación el párrafo anterior, sí existe una posición preferente del legislativo reconocida por los clásicos al momento de exponer la teoría de la separación de poderes.

La representación política que distingue y da sentido a la labor parlamentaria dio lugar a que los clásicos, como Locke y Montesquieu, justifiquen la necesidad de una asamblea para garantizar un verdadero gobierno civil; por eso se reconoce al legislativo como el primer poder estatal.

Finalmente, como una señal de reconocimiento al pensamiento de los clásicos de la teoría política, los textos constitucionales suelen comenzar su parte orgánica con el legislativo.

Link: http://elpiurano.pe/2016/09/26/sobre-el-primer-poder-del-estado/

La gimnasia parlamentaria. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 26 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El tiempo que transcurre en el Congreso para evaluar y aprobar las facultades legislativas solicitadas por el Ejecutivo ha dado lugar a un fuego cruzado entre poderes. La lectura que podemos ofrecer no se reduce a calificar este escenario a un problema de vecinos poco colaboradores dentro de un condominio o urbanización, se trata de un periodo de normalidad en el ejercicio de la política.

Las relaciones de ejecutivo-legislativo, especialmente en coyunturas políticas como la actual, gobierno en minoría y fuerte oposición parlamentaria, nos invita a observar el mismo problema desde una posición más cercana a comprender los ejercicios naturales de la llamada “gimnasia parlamentaria”. En otras palabras, no se puede reducir el Congreso a una mesa de partes o a una entidad pública que tiene como máximo veinticuatro o cuarenta y ocho horas para tramitar cualquier pedido desde el ejecutivo.

El estudio de solicitud de facultades en las respectivas comisiones parlamentarias implica poner detenimiento en lo que se pide, sabiendo que la atribución legislativa es connatural en las funciones del Congreso y debe saber cuándo puede delegarla y cuándo no es posible, lo contrario sería un acto de frivolidad e indiferencia sobre las atribuciones constitucionales reconocidas al primer poder del Estado. En resumen, sumándome a los comentarios de algunos analistas, nos encontramos viviendo un periodo de normalidad en el ejercicio de la política, lo cual es más saludable para la Democracia peruana que reducir el Congreso en una caja de resonancia de denuncias mediáticas.

*****

Correo, 26 de Septiembre de 2016

Director de “The Avengers” impulsa campaña de Hillary Clinton con “gente famosa”.

El director de cine, Joss Whedon, quién se ha encargado de llevar a ‘The Avengers’ a la gran pantalla, reunió a un extenso grupo de famosos para apoyar la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Usando el poder de convocatoria que algunos famosos poseen, Joss Whedon se encargó de hacer un video en pro de Hillary Clinton para pedirle a la gente que vote por ella el próximo 8 de noviembre.

Dicho clip forma parte de una nueva organización llamada Save The Day y en ella participan 27 celebridades como Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Julianne Moore, Keegan-Michael Key, Don Cheadle, James Franco, Jesse Williams, Leslie Odom Jr, Taran Killam, Cobie Smulders, Martin Sheen, Neil Patrick Harris, entre otros.

En el discurso que dan en la campaña por el voto, los famosos hacen alusión a Donald Trump y sus polémicas declaraciones sobre inmigración y al mismo tiempo, las estrellas de Hollywood usan su gran sentido del humor para que su video no sea ‘uno más’ de la campaña electoral.

Al final, el cometido de Whedon es alentar a que la gente se inscriba para votar – por Hillary Clinton – y evitar que Trump llegue a la Casa Blanca.

¡Aquí está el video!

Link: http://www.holaciudad.com/elecciones_2016/Director-Avengers-Joss-Whedon-impulsa-campana-Hillary-Clinton_0_955704593.html

El perfil parlamentario. Publicado en El Piurano (Diario Digital), Lunes 19 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El inicio del cuarto periodo democrático consecutivo nos enseña que el tono de funcionamiento de una bancada, grande o pequeña en el parlamento, debe comenzar desde su formación partidaria. Los procesos de inducción de los miembros de bancada semanas antes de su juramentación, la suma de candidatos al Congreso que se desconocen entre sí, las alianzas de partidos o movimientos de pensamiento ideológico dispar, o mariopinto, conllevan a las agrupaciones a correr un riesgo por falta de cohesión al interior del Congreso.

Las frases populares como la siguiente: “los trapos sucios se lavan en casa” también son aplicables en el ejercicio de la política. Los partidos pueden discrepar al interior pero deben procurar mostrarse como un sólido cuerpo hacia el exterior. Naturalmente que se trata de una regla que admite excepciones, existen sistemas de elección parlamentaria compuesta por partidos más disciplinados que otros; por ejemplo, los demócratas y republicanos en los Estados Unidos (menos disciplinados, una característica anglosajona), a diferencia del Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (más disciplinados, una característica europea continental).

La conveniencia de saber aplicar al caso concreto las frases “en boca cerrada no entran moscas” o ” no hay peor gestión o interrogante que la que no se hace”, sólo es lograda por las experiencias personales en la vida familiar, social, laboral y política. Por eso, si la cuota de invitados a integrar una lista congresal continuará con vida en una próxima reforma electoral, es preferible poner un mayor detenimiento en reclutar personas cuyo carácter pueda, o no, guardar un perfil adecuado para asumir una responsabilidad parlamentaria que también será ejercida en equipo, al interior de una bancada.

*****

Link: http://elpiurano.pe/2016/09/19/el-perfil-parlamentario/

La disciplina de partido. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 19 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Las discrepancias de opinión al interior de la bancada oficialista al momento de votar por el candidato a la defensoría del pueblo, trajo consigo diversos análisis que rondan desde la falta de liderazgo hasta una posible división y enfrentamiento entre sus congresistas.

Si intentamos poner las cosas en su lugar y apreciar lo ocurrido mirando en perspectiva el Sistema político peruano, debemos empezar a comprender que la elección de congresistas por voto preferencial trae como consecuencia una bancada menos disciplinada. El parlamentario siente que su elección no se debe a la posición numérica que tuvo dentro de la lista congresal, sino a las preferencias del electorado respecto a su candidatura; se trata de un efecto típico de las también conocidas listas abiertas.

Un caso distinto se produce con las listas cerradas, donde las posibilidades de elección del candidato aumentan en la medida que ocupe las primeras posiciones, pues, podría ser uno de los beneficiados por la cifra repartidora que determina el número de congresistas de cada partido que haya superado la barrera electoral; en estos casos, la disciplina parlamentaria es más fuerte.

Es cierto que las explicaciones sobre posibles problemas de liderazgo, la fragilidad de las jóvenes agrupaciones políticas y un grupo parlamentario con diverso pensamiento ideológico también pueden contribuir, y mucho, en esta falta de cohesión; pero si a ello agregamos el voto preferencial promoveremos las decisiones que importan más al congresista individual que a la bancada en conjunto. Un dato que debe tenerse en cuenta de cara a una reforma electoral.

*****

Correo (19 de Agosto de 2016)

El Jefe de Estado y el Jefe de Gobierno. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 12 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

La forma de gobierno en la Constitución peruana no es tan rígida en su funcionamiento si la comparamos con el Presidencialismo estadounidense. Para explicarlo con un ejemplo, sin ánimo de agotar el tema por falta de espacio, nuestra afirmación puede apreciarse en el papel que cumple actualmente el Presidente de la República y su Presidente del Consejo de Ministros.

La Constitución nos dice que el Presidente de la República es el jefe de Estado y de gobierno, por tanto personifica la nación, dirije las relaciones internacionales y, como titular del ejecutivo, conduce la política de gobierno; en cambio, el Presidente del Consejo de Ministros es su principal portavoz, coordina el trabajo de los miembros del gabinete y refrenda los actos del Jefe de Estado. Sin embargo, a pesar de la claridad de competencias de cada uno, en la práctica, bajo especiales circunstancias políticas y personales, el Presidente del Consejo de Ministros podría ejercer funciones de Jefe de Gobierno reservando el Presidente de la República las responsabilidades de un Jefe de Estado.

Las circunstancias que flexibilizan o vuelven más rígida o flexible las funciones de ambas autoridades en nuestro régimen presidencial estarán determinadas, entre otros factores, si el gobierno es o no la primera mayoría parlamentaria; si los estilos, formas, personalidad o competencias presidenciales fueron más útiles en el pasado como candidato que como gobernante. En esa coyuntura, con uno o más factores de este tipo concursando a la vez, el Presidente del Consejo en ejercicio será lo más parecido a un Primer Ministro investido por el Congreso.

*****

Correo (12 de Septiembre de 2016)

Sobre la legislación delegada. Publicado en El Piurano (Diario Digital), Lunes 12 de Septiembre de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El proceso de delegación de facultades legislativas al ejecutivo no debe interpretarse como un “cheque en blanco” del Congreso al Gobierno, el parlamento conserva sus competencias fiscalizadoras a cada decreto legislativo dictado por el Presidente de la República; una vez promulgado, deberá ser enviado al Congreso, concretamente a la Comisión de Constitución y reglamento, para controlar que su contenido no vaya más allá de las materias que fueron aprobadas para legislar, ni dictados fuera del plazo otorgado por la ley de autorización que habilita al ejecutivo a dictar esta clase de ley.

Los poderes del estado cooperaran entre sí y no están separados uno del otro por compartimentos estancos. La facultad fiscalizadora queda intacta en el Congreso para evitar que un poder termine invadiendo las competencias del otro, por eso se la legislación delegada debe ser comprendida como una excepción y no una regla para el sano comportamiento de las instituciones políticas. Curiosamente, en los presidencialismos clásicos como el estadounidense el ejecutivo hasta el día de hoy no puede legislar ni tampoco solicitar facultades al Congreso para poder hacerlo, pues se trata de una separación de poderes más tajante en comparación con los presidencialismos iberoamericanos.

Finalmente, si el actual Congreso no está de acuerdo con el contenido de los decretos legistivos podría modificarlos, o derogarlos, con sólo una mayoría simple de parlamentarios.

Link: http://elpiurano.pe/2016/09/12/sobre-la-legislacion-delegada/