Inicio » Ejecutivo » El PRESIDENTE SÓLO NECESITA LA AMENAZA DE DISOLUSIÓN PARLAMENTARIA

El PRESIDENTE SÓLO NECESITA LA AMENAZA DE DISOLUSIÓN PARLAMENTARIA

Carlos Hakansson

La propuesta de la oposición para presentar una moción de censura al Presidente del Consejo de Ministros puede parecer temeraria si tenemos en cuenta la reciente iniciativa de un legislador del partido de gobierno para proponer al Presidente la necesidad de disolverlo de acuerdo con el artículo 134 de la Constitución. Naturalmente que la disolución parlamentaria resulta radical y riesgosa si el Presidente de la República no está acompañada de los vientos favorables del electorado de cara a unas futuras elecciones parlamentarias; es más, si no se tiene cuidado el remedio podría ser peor que la enfermedad: mayor oposición y crispación política.

Nos encontramos en un escenario donde el Gobierno no cuenta con mayoría parlamentaria y, a su vez, tiene la necesidad de realizar reformas constitucionales y aprobar una legislación que promueva más desarrollo económico, político y social; pero no es posible lograr los suficientes acuerdos con un Congreso demasiado fraccionado. Por eso, consideramos que la posibilidad de lograr un efectivo contrapeso es que el Presidente de la República utilice la disolución como herramienta de presión al Parlamento peruano. Lo explicamos. Si el Primer Ministro solicita una cuestión de confianza a los proyectos que desee impulsar y fuese rechazada, el Gabinete deberá renunciar y el Ejecutivo estará facultado para disolver el legislativo si se atreve censurar, o rechazar la confianza, al segundo Gabinete ministerial. De esta manera, el Ejecutivo mantendrá la estabilidad creando un efectivo equilibrio de fuerzas pues no deseará ser disuelto. No olvidemos que la Forma de Gobierno en la Constitución peruana fue diseñada por los constituyentes teniendo en cuenta que carecemos de un sistema de partidos sino más bien de un legislativo compuesto mayoritariamente por parlamentarios individuales sin verdaderos partidos organizados; por eso, para no sentirse afectados en sus intereses particulares, basta la amenaza de disolución para evitar futuros entrampamientos en el trabajo parlamentario hasta las próximas elecciones generales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: