Inicio » Desde la Cátedra » Hacia la formación del jurista del siglo XXI

Hacia la formación del jurista del siglo XXI

Carlos Hakansson

En uno de esos inolvidables seminarios que con mucha generosidad solía impartir el recordado Don Álvaro D´Ors, profesor de Derecho romano, a los doctorandos de la Universidad de Navarra, nos dijo que el estudio del Derecho es semejante al aprendizaje de un idioma. En efecto, en la Universidad los profesores (juristas) nos enseñan a leer (léase interpretar), pensar, hablar y escribir jurídicamente para poder plasmar la justicia al caso concreto. Una comparación que llamó mi atención por su sabiduría, pues, la formación de un jurista es un intenso proceso de aprendizaje en las aulas y también fuera de ellas. El discurrir del profesor en clase, los libros que debemos encontrar y leer en la biblioteca para enriquecer lo aprendido, la orientación del profesor mediante un asesoramiento personalizado al alumno; todo ello con el tiempo forma la mente de los estudiantes y con el método del caso se les prepara para resolver y prevenir problemas jurídicos, ya sean públicos o privados. Curiosamente son los padres, familiares y amigos quienes primero notan esos cambios en los alumnos desde los primeros años de carrera. El nuevo vocabulario y la exactitud de los términos empleados, la formalidad, así como la manera de encarar los problemas de fondo y el modo de argumentar su posición, son signos distintivos que los profesores -maestros a tiempo completo-, van forjando en sus alumnos y luego discípulos. La razón es muy simple, ya que, como escuché decir alguna vez, para que exista la Universidad sólo hace falta un profesor, un alumno y una interrogante.

Todo lo anterior nos hace reflexionar en torno al perfil del abogado (jurista) del siglo XXI, lo cual no debe significar el olvido de los pilares básicos de la enseñanza del Derecho para su cabal comprensión. Hoy en día erróneamente se favorece una enseñanza técnica de esta profesión, conocida como legalismo, donde parece que no caben otras fuentes del Derecho para argumentar la solución de un problema jurídico. En otras palabras, pareciera que la respuesta a esos problemas sólo puede  provenir de la ley positiva, es decir, “si la solución no está en la norma tampoco se encuentra en el mundo”.

La fundación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Piura (1990), y el inicio de su actividad académica en nuestro Campus Lima (2009), han tenido como finalidad afirmar la importancia de una sólida formación clásica que sirva de base y sustento para comprender los problemas jurídicos contemporáneos. De esta manera, las asignaturas que conforman las bases fundamentales del Derecho deben estar presentes en el plan de la carrera para dejar atrás esa visión legalista tan presente en muchas universidades. En la actualidad esta de moda el abogado especializado en derecho empresarial que combina el estudio del Derecho con las ciencias económicas; una opción novedosa en una época de integración económica y firma de acuerdos de libre comercio. Pero si el mismo plan de estudios suprime o resta horas a determinadas asignaturas, como la importancia del derecho natural (olvidada en los planes de carrera de las universidades peruanas más antiguas), teoría del derecho y derecho romano (no bases romanistas sino el estudio y origen de sus instituciones), entre otras, lo que obtendremos al final del camino universitario será un técnico pero nunca un jurista. En otras palabras, un método y plan de enseñanza que se limiten a ordenar un conjunto de asignaturas especializadas -que necesita un concreto perfil de abogado-, sólo producirá una persona que sepa resolver limitadas cuestiones procedimentales, pero nunca un profesional del Derecho que pueda dar solución a los distintos problemas jurídicos.

En una época que tiende hacia la especialización, consideramos que el abogado del siglo XXI debe saber interpretar el entorno jurídico contemporáneo y ofrecer soluciones mediante sólidas bases fundadas sobre un profesorado y una currícula que brinde la misma formación exigente que forjó a los mejores juristas de todos los tiempos. El conocimiento de la persona y el fundamento de las instituciones jurídicas basadas en el derecho natural son esenciales para aprender a plasmar la justicia al caso concreto, que no es otra cosa que el significado del Derecho.

***

A continuación invitamos a ver el vídeo titulado: “consejos y estratégias para los estudiantes de primer año de Derecho (Tips and Strategies for First Year Law Students).

 

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: