Inicio » El observatorio constitucional » Los llamados “invitados” en la campaña electoral. Publicado en el Diario Correo (Piura), Sábado 15 de Enero de 2011.

Los llamados “invitados” en la campaña electoral. Publicado en el Diario Correo (Piura), Sábado 15 de Enero de 2011.

Carlos Hakansson Nieto

Uno de los caminos de participación en la Política peruana, que viene afirmándose en cada proceso de elecciones, es conocido con el nombre de invitados. Una categoría intermedia entre el ciudadano que no pertenece a ningún partido político y el que participa formalmente como militante. Se trata de una figura muy flexible dado que, sin ningún proceso previo de formación e identificación con los principios del partido, se permite al invitado a postular a una alcaldía, formar parte de una lista al Congreso, y hasta ser candidato a la presidencia de la República manteniendo a la vez su independencia y libertad para cambiar de partido si las circunstancias así lo exigieran. Otra de sus características es el factor sorpresa, dado que los movimientos políticos buscan entre sus invitados a personas que hayan destacado como buenos ministros, alcaldes, periodistas, hasta figuras del deporte y la farándula. La razón no es otra que  el cálculo político, dado que su presencia y carisma en la campaña electoral podría asegurar, al menos, más escaños en el Congreso.

Sobre los candidatos a la presidencia de la República que son invitados del partido, nos preguntamos si podrán ser capaces de llevar sus riendas no sólo en la campaña sino durante los años de gobierno de ganar las elecciones; en otras palabras, si el invitado podrá liderar la bancada parlamentaria para la presentación de proyectos de ley, así como su apoyo a los nombramientos y ratificaciones de determinados cargos públicos en los que participa el Congreso y requieren mayoría calificada.

El problema de fondo es que los partidos, incluyendo los más antiguos y organizados, carecen de cuadros así como la dificultad de los militantes más jóvenes para ascender en el partido y participar, poco a poco, en la toma de decisiones, desanimándolos a continuar en el ejercicio de la política.

Las llamadas invitaciones no existen en las democracias que funcionan, son propias de aquellos países que carecen de sistema político y que no les queda más remedio que la improvisación para sobrevivir y no perder su inscripción. Es cierto que existen avances, la barrera electoral es uno de ellos, pero la necesidad de una verdadera democracia de partidos es necesaria y es la principal idea que deseo trasmitir. No podemos exigir que el sistema democrático del país mejore si sus componentes fundamentales (los partidos, los vehículos de la democracia) no maduran. La necesidad de un partido de crecer con orden, de tener presencia todos los meses del año y no sólo los electorales, de aumentar su militancia con formación política a los jóvenes, de tener planes de corto, mediano y largo plazo, de preparar los cuadros de sucesión, elecciones primarias, son pasos necesarios que con el tiempo empezaran a dar frutos, mientras tanto seguiremos viviendo lo que hemos visto en elecciones pasadas, parlamentarios que una vez elegidos cambian de partido o forman su propia bancada.

 

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: