Inicio » El observatorio constitucional » El refrendo ministerial. Publicado en el Diario Correo (Piura), Martes 2 de Agosto de 2011.

El refrendo ministerial. Publicado en el Diario Correo (Piura), Martes 2 de Agosto de 2011.

Carlos Hakansson Nieto

El Constitucionalismo francés influyó en Iberoamérica desde principios del siglo XIX, concretamente con la independencia de las colonias españolas. Las constituciones peruanas del siglo XIX, y principios del XX, fueron receptoras de sus instituciones y una de las más antiguas es el refrendo ministerial que, pese a tener origen en el Parlamentarismo inglés (the King can do not wrong), bajo su influencia se incorporó en la Constitución peruana de 1823 y ha permanecido en la historia de los textos constitucionales peruanos. En la actualidad, el refrendo ministerial se encuentra en el artículo 120 de la Constitución y dispone textualmente que “son nulos los actos del Presidente de la República que carecen de refrendación ministerial”.

El refrendo ministerial tiene la finalidad de trasladar la responsabilidad política del Presidente de la República al Presidente del Consejo de Ministros y a cualquier ministro en forma individual. Al respecto, el artículo 128 de la Constitución de 1993 nos dice que “los ministros son individualmente responsables por sus propios actos y por los actos presidenciales que refrendan. Todos los ministros son solidariamente responsables por los actos delictivos o violatorios de la Constitución o de las leyes en que incurra el Presidente de la República o que se acuerden en Consejo, aunque salven su voto, a no ser que renuncien inmediatamente”.

En la institución del refrendo ministerial podemos observar un doble aspecto. El formal, en el hecho mismo de rubricar un acto presidencial; y el material, por el que debe entenderse la decisión libre del ministro de colaborar con el Presidente y de que “le carguen en su cuenta” las consecuencias del acto presidencial. Sin embargo, pese a recogerse esta institución parlamentarista como un medio de atenuar el poder del Jefe de Estado, en la práctica, el refrendo no ejerce un control efectivo, dado que el Presidente de la República es quien nombra y destituye a los ministros.

En otras palabras, si un ministro no desea refrendar un acto presidencial, el Jefe de Estado tiene la atribución para removerlo del cargo y nombrar a otro ministro que esté mejor dispuesto, con menos resistencias, a refrendar sus actos. Por esta razón, es la tradición la que ha mantenido esta institución en el tiempo, pero el mérito de su antigüedad descansa, irónicamente, en su poca efectividad para atenuar el ejercicio de las atribuciones del Presidente de la República. Simplemente, el refrendo está presente pero no cumple su verdadero propósito.

*****

 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Christopher dice:

    I have been exploring for a little for any high-quality articles or weblog
    posts on this kind of space . Exploring in Yahoo I
    finally stumbled upon this site. Studying this information So i’m satisfied to
    convey that I have an incredibly just right uncanny feeling I discovered exactly
    what I needed. I so much no doubt will make certain to do not forget this site and provides it a glance
    regularly.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: