Inicio » Noticias » Bruselas explora los límites de la soberanía fiscal que exige ceder a Grecia.

Bruselas explora los límites de la soberanía fiscal que exige ceder a Grecia.

“Hay acuerdo sobre el 90%”. El ministro español de Economía, Luis De Guindos, ha confirmado a su entrada a la reunión del Eurogrupo (la decisiva cumbre de ministros de Economía que decidirá el futuro de Grecia, que es de alguna manera el de toda la eurozona) que el pacto político sobre Grecia está prácticamente cerrado. Grecia ha accedido a todas y cada una de las medidas de ajuste para activar un segundo plan de ayudas de al menos 130.000 millones de euros, imprescindible para evitar una suspensión de pagos caótica. Despedirá a 15.000 funcionarios, ha rebajado el salario mínimo y las pensiones, y ha recortado gasto de todo tipo, pero en especial sanitario y militar, para desencallar esa negociación. Hoy es el día: Atenas confía en que sus socios aprobarán el rescate. Pero ese 10% que sigue en el alero no son precisamente flecos: se trata de las exigencias de la eurozona para que Grecia sacrifique parte de su soberanía fiscal a cambio del dinero.

Reclamar ese sacrificio de soberanía fiscal se ve como algo imprescindible al oeste de Patras, pero entre los griegos es una especie de humillación. A estas horas de la tarde se sabe poco de por dónde pueden ir las exigencias de la eurozona, pero Alemania ha sido clara en los últimos días: quiere una cesión de soberanía fiscal en toda regla y en varios ámbitos.

Hace unas semanas se filtró que Berlín reclamaba un comisario fiscal en Atenas que guardara el dinero bajo siete llaves. Se da por hecho que la eurozona va a exigir una cuenta bloqueada para que el Ejecutivo de Lucas Papademos (que ayer adelantó su viaje a Bruselas para negociar precisamente este tipo de controvertidas decisiones) satisfaga los intereses de su deuda y los vencimientos de los bonos antes de emplear el dinero en otros pagos. El ministro holandés, Jan Kees de Jager, ha sido uno de los más explícitos a su entrada al Eurogrupo al explicar que la clave del acuerdo serán los mecanismos de control sobre Atenas, que en los dos últimos años ha incumplido muchas de las promesas que hizo a sus socios para obtener crédito.

Para De Jager, más allá de los recortes aprobados la semana pasada “hay que ver cómo convierte el Gobierno griego las medidas en leyes” durante las dos próximas semanas. Para ello, ha abogado por una presencia “permanente” de la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) en Atenas.

El optimismo ha sido la tónica a escasos minutos de la reunión, que empezaba a las tres y media de la tarde. “Grecia ha hecho progresos significativos”, ha resumido el ministro belga Steven Vanackere. “Esperamos ser capaces de cerrar el pacto”, ha abundado Guindos. Pero el encuentro se presume largo, intenso y puede que no falte la tensión: en el último Eurogrupo, el ministro alemán de Finanzas, Wofgang Schäuble, reclamó a Grecia rigor en la implementación de todas y cada una de las exigencias de los socios europeos o en su defecto.

Grecia ha cumplido todas esas exigencias, y aun así queda por ver cuánta soberanía va a tener que sacrificar a cambio del dinero que evite una suspensión de lagos caótica: eso traería, según los analistas, una depresión y probablemente una bancarrota en Grecia, y una buena sacudida en los mercados de todo el mundo. Lo paradójico es que hasta ahora las ayudas, y los recortes exigidos a cambio, están provocando algo parecido a cámara lenta: la recesión dura ya cuatro años en Grecia (con una caída del PIB del 7% en 2011 y un paro que ya supera el 20%), y las primas de riesgo han sido la estrella de los últimos meses en Lisboa, en Madrid, en Roma y hasta en París.

De momento, los mercados ven un acuerdo: el euro se ha revalorizado esta mañana hasta los 1,32 dólares, las Bolsas han subido con fuerza y los mercados de deuda reflejan tranquilidad. Y sin embargo, por delante queda un examen tras otro: además del rescate, Grecia debe cerrar un acuerdo con la banca para la reestructuración voluntaria de su deuda; algunos Parlamentos deben aprobar las ayudas (con especial atención a Finlandia y Alemania, esta semana y la próxima), y antes de fin de mes días hay reunión de ministros de Finanzas del G-20 (con Europa de nuevo en la agenda), además de una cumbre europea en apenas 10 días. Un maratón de cumbres.

Véase: http://economia.elpais.com/economia/2012/02/19/actualidad/1329684482_751716.html

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: