Inicio » El observatorio constitucional » Exponer, no imponer. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 13 de Abril de 2013.

Exponer, no imponer. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 13 de Abril de 2013.

Carlos Hakansson

Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)

Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)

Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

 

José del Carmen Marín Arista, fue un destacado militar y educador peruano, fundador y primer director de la Colegio Leoncio Prado y también del Centro de Altos Estudios Militares (hoy conocido como CAEN), recinto académico en el que siempre se destacó una frase: “las ideas se exponen no se imponen”, palabras que debemos recordar cuando se pretende, mediante un sorteo, cubrir las vacantes para realizar el servicio militar de modo obligatorio. La redacción del artículo 50 de la modificada Ley del Servicio Militar se inspira un contexto histórico lejano en tiempos de gobernabilidad democrática. Las deficiencias para cubrir el número de plazas del servicio militar deben resolverse con medidas idóneas, haciendo atractiva esta carrera frente a la educación técnica y superior. No olvidemos que, como toda carrera, el deseo de ser miembro de las fuerzas armadas responde a una vocación, no se puede imponer a la fuerza y menos valerse de la ley para conseguirlo.

La carrera militar debe profesionalizarse y competir con otras legítimas opciones que los jóvenes poseen en un Estado democrático. Solo así habrá disposición para servir a su país de la forma más conveniente y de acuerdo con su vocación, condiciones, libre determinación y proyecto de vida personal. La multa sólo fomentará la evasión de la norma a los ciudadanos que dispongan de los medios económicos para burlar la ley del servicio militar; los ciudadanos que menos recursos recurrirán al ingenio de  la solidaridad familiar, incluso vecinal, para lograr los mismos objetivos.

Para que las carreras militares y el servicio militar voluntario sigan siendo atractivas a los jóvenes de hoy, especialmente en un mundo globalizado, la imposición no es una medida idónea. Durante el terrorismo, el maltrato y falta de reconocimiento por un sector de la sociedad a los defensores de nuestra patria puede haber mellado el atractivo de una carrera tradicional en nuestro país; situación similar viven las fuerzas policiales. En la actualidad, el número de postulantes disminuyó porque en el país creció la oferta educativa para la enseñanza superior, todavía más con la ley que permitió la creación de filiales. El servicio militar debió cambiar de estrategia y volverse más atractivo. Ofrecer la posibilidad de una carrera técnica, o el ingreso directo a universidades públicas al culminar el servicio, podrían ser buenas medidas.

 

 

*****

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: