Inicio » El observatorio constitucional » Bullying político en Piura. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 31 de Mayo de 2014.

Bullying político en Piura. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 31 de Mayo de 2014.

Carlos Hakansson

Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Las campañas electorales de este año no dejan de ofrecer soluciones a la falta de seguridad ciudadana, además de prometer luchar contra la corrupción. Sin embargo, el problema de la delincuencia se hace expansivo en la Región, pues, a medida que pasa el tiempo, no se ha establecido una estrategia para empezar a medir resultados y que el próximo gobierno, municipal y regional, pueda evaluarla con la finalidad de realizar algunos ajustes o cambios drásticos al tomar la posta. Las próximas autoridades elegidas empezarán de cero.

El problema de la seguridad ciudadana es expansivo y empieza a extender sus tentáculos en el funcionamiento de una comunidad política; es decir, si a los robos en bandas, subidos en una moto, a mano armada y en la puerta del domicilio hay que sumar a los matones y sicarios, que comenzaron con asesinatos por ajustes de cuentas y, lo más reciente en nuestra región, las presiones y amenazas telefónicas recibidas por un candidato a la Municipalidad de Sullana que motivaron su renuncia, nos encontramos con la progresiva formación de un estado dentro de otro.

Todo este problema nos deja una especial preocupación sobre el estado de madurez de nuestro sistema político regional. Hoy en día, el problema de la seguridad no se limita a los robos, asalto con mano armada y secuestros al paso sino también por medio de amenazas a los candidatos para las próximas elecciones. La carencia de institucionalidad, es decir, la ausencia del estado de derecho, produce que una sensación de desgobierno y falta de control que ocupa los espacios vacíos de las autoridades locales y regionales. A puertas de una elección democrática, las amenazas y presión a los candidatos producen un clima de inestabilidad que producirá un mal precedente sino es corregido a tiempo.

Si la solución a este problema concreto se resuelve con la decisión del candidato movimiento a no presentarse a las elecciones para la alcaldía de Sullana, nos encontramos con una modalidad de bullying político en la región que puede ser replicable a nivel nacional y en las próximas elecciones generales. Si a eso agregamos la falta de seguridad y ausencia de políticas efectivas contra la delincuencia organizada, es natural que los candidatos piensen primero en la seguridad de su familia y retirar sus candidaturas para ocupar labores partidarias pero de perfil bajo.

Bullying político en Piura

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: