Inicio » El observatorio constitucional » Los partidos regionales. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 14 de Junio de 2014.

Los partidos regionales. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 14 de Junio de 2014.

Carlos Hakansson

Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)

Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura).

Uno de los efectos del proceso de descentralización ha sido el surgimiento de los movimientos regionales. Un crecimiento masivo en número y con presencia en el territorio nacional. En un principio, consideraba que era necesaria su aparición en el escenario político para compensar la presencia de los partidos de alcance nacional. Sin embargo, si bien sigo pensando del mismo modo, el problema es que los movimientos regionales imitan los problemas de los partidos nacionales.

El primer problema a resaltar es la falta de organización partidaria, no nacen con la finalidad de perennizarse en la política, gracias a sus propuestas, planteamientos y visión de una región que mira al futuro. Segundo, tampoco tienen la intención de formar cuadros políticos, elegidos mediante elecciones primarias (democracia de partidos). Tercero, hasta la fecha, no parece que tengan como objetivo crear una militancia que, al igual que un cuerpo humano, posea un sistema circulatorio propio que lo mantenga vivo y en permanente actividad.
Lo que existe en la realidad es un movimiento que surge alrededor de personajes carismático de ocasión, que su única finalidad es alcanzar la Presidencia regional, o alcaldía, para al final de su mandato elegir al siguiente; una actitud similar a la de los partidos nacionales. Los candidatos se convierten en un producto mediático, que parecieran tener un equipo de técnicos detrás, con capacidad de resolver todos los problemas, lo más rápido posible y para el gusto de todos los ciudadanos.

A estas alturas sabemos que la exigencia de presentar planes de gobierno no es un cumplimiento sino más bien un “cumplo” y “miento”, pues se trata de documentos cargados de buenas intenciones y llenos del “qué hacer”, cuando los verdaderos planes son los que contienen el “cómo hacerlo”, el sentido de la política. Por eso, frente a este panorama, los analistas suelen invocar la participación de la sociedad civil, pero nos preguntamos si es posible encontrarla donde no hay clase social dirigente. Al final, todavía carecemos de regiones piloto en las que podamos apreciar que avanzan con una adecuada estrategia de corto, mediano y largo plazo.

El problema de desarrollo de la regionalización empieza con la forma de constitución de los movimientos regionales y el estilo de gobierno de sus dirigentes, se trata de vehículos que sólo tienen la finalidad de ganar un proceso electoral. Que las próximas elecciones se conviertan en la oportunidad del cambio.

Los partidos regionales

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: