Inicio » El observatorio constitucional » El contenido de un pacto ético electoral. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 23 de Agosto de 2014.

El contenido de un pacto ético electoral. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 23 de Agosto de 2014.

Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El pacto ético electoral firmado por los partidos políticos que participan en las próximas elecciones municipales y regionales tiene la finalidad, por una parte, de comprometer a los participantes a respetar el ornato y limpieza de la ciudad, ser respetuosos con los opositores, cuidar el contenido de la publicidad y, por otra, procurar que la campaña electoral sea oportunidad para exponer ideas, plantearse como la mejor opción de gobernabilidad, en el marco de promoción de la democracia como el mejor sistema político de una comunidad que desea vivir y conducirse en libertad.

El contenido del pacto ético debe buscar establecer, y con el tiempo consolidar, lo que los anglosajones reconocen como un fair play (juego limpio) entre los contendores políticos; es decir, se trata que cada uno se muestre como la mejor alternativa, con sólidos planes de gobierno, cuadros de profesionales listos para emprender la labor de mejorar la gestión municipal y regional, a través de la exposición e intercambio de ideas.

La regla del juego limpio es el sinónimo más correcto para comprender el sentido del pacto electoral; sin él, cualquier campaña se ve reducida a una contienda sin reglas, sin formas, en donde todo vale con tal de ganar votos y desprestigiar a los candidatos con mayor aceptación. La visión del fair play en la política es anglosajona, un tanto afectada en las últimas décadas pero sin que deje de apreciarse en los momentos más determinantes de una campaña, precisamente porque a pesar los cambios de mentalidad y la notoria presencia del marketing político, todavía se puede percibir ese consenso básico ético social que le impide descender a niveles que desfiguran el sentido de la verdadera tradición política.

El Profesor británico Bernard Crick decía que “no todos los países tienen las condiciones de practicar la política”; una afirmación realista pues la política consiste en la capacidad de realizar una acción para el bien común, siendo necesario un acuerdo básico entre los partidos para poder cumplir con esa tarea. Por eso, comprendamos que un pacto ético no se reduce a un apretón de manos y una foto que simula un ambiente de compañerismo, se trata de conocer y aprender a vivir y respetar las formas democráticas, la primera semilla para el verdadero ejercicio de la política.

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: