Inicio »

La necesidad de una Región piloto. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 6 de Septiembre de 2014.

 

Carlos Hakansson

Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)

Profesor de Derecho Constitucional e Integración (Universidad de Piura)

Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

 

De paso por Barranquilla (Departamento Atlántico, Colombia), ubicada al norte de Bogotá, se puede apreciar un desarrollo y riqueza que casi pareciera la capital del país; me cuentan que similar impresión tendría al visitar las ciudades de Cartagena, Cali o Medellín.

Las comparaciones son odiosas pero, inevitablemente, me puse a considerar que recidimos en la primera ciudad fundada por los conquistadores pero todavía estacionada en el tiempo; una sensación similar, en mayor o menor medida, ocurre en el resto de regiones peruanas.

Es alarmante el grado de centralismo que alcanzó nuestro país, pero más alarmante todavía es la conformidad de permanecer mentalmente dependientes de la capital y sus iniciativas, a pesar de la regionalizacion y la sesión de competencias; más todavía cuando se espera que los poderes centrales realicen correcciones al modelo, como si todos los problemas fuesen a resolverse con “mejores leyes” sin pensar antes en un cambio de actitud.

La necesidad de una región piloto que contrapese a la capital y que sea referente para las demás regiones es una tarea que no ha comenzado. Para lograrlo, las nuevas autoridades deben pensar en grande planificando el crecimiento y desarrollo de su región gracias a sus ventajas comparativas (si limita con el mar o con un país vecino, si su clima es favorable para diversos tipos de negocio, si su tierra es rica en minerales, etc), para luego fomentar una política promotora de inversiones y traer capitales nacionales e internacionales. Sobre la promoción de la Investigación y tecnología nos hemos referido en columnas anteriores.

A la par de todo lo mencionado, debemos mejorar con sentido histórico, cultural y urbanístico las áreas públicas con una visión turística que recupere la identidad de cada ciudad y sus raíces. Que los colegios empiecen a enseñar la historia de su région junto con la historia oficial que se dicta a nivel nacional.

En resumen, se trata de mirar las regiones como un proyecto a construir en el corto, mediano y largo plazo por parte de nuestras autoridades, como una carrera con postas, para comenzar a recuperar el tiempo perdido.

*****

El Comercio 6 setiembre 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: