Inicio » Off-Topics » Italia se atasca en el juego de las sillas del Tribunal Constitucional.

Italia se atasca en el juego de las sillas del Tribunal Constitucional.

Tribunal Constitucional italiano

El Parlamento italiano permanece bloqueado en la elección de dos nuevos miembros del Tribunal Constitucional, una designación que pasa por el acuerdo entre partidos de diferente signo político y que, tras 16 votaciones, parece inalcanzable.

De acuerdo con la carta magna italiana, la Corte, conocida como la “Consulta” por el nombre que recibía su sede cuando pertenecía al Estado Pontificio, está compuesta por 15 jueces: cinco designados por el presidente de la República, otros cinco por la magistratura y el resto por el Parlamento.

Desde finales del pasado junio, dos de los puestos cuya concesión incumbe a las Cámaras permanecen vacantes, por lo que los parlamentarios están llamados a votar en sesión conjunta a diferentes candidatos propuestos por los propios partidos.

Para poner fin al vacío en estos dos escaños de la Consulta es necesario que los diferentes candidatos alcancen un quórum equivalente al 60 % de los votos (570), algo que tras dieciséis votaciones, aún no se ha producido.

No siquiera han sido suficientes los llamamientos al orden lanzados desde altas instituciones como el Quirinale, sede de la Jefatura del Estado, o desde el propio Tribunal Constitucional, que han criticado “la imagen negativa” que emana de la institución legislativa.

Y es que las Cámaras han evidenciado una vez más las múltiples corrientes de poder que convergen en ellas y en los partidos que las componen, animadas además por el carácter secreto del voto.

Tal es así que aunque un candidato sea propuesto por un partido determinado, es posible que recabe menos votos que escaños tiene su formación política mentora.

Es el caso del magistrado Antonio Catricalà, quien pese a ser propuesto por Forza Italia (FI), que cuenta con 129 escaños, solo obtuvo 64 votos. Retiró su candidatura.

La matemática política establece que para que se cumpla de una vez por todas esta designación, es un requisito imprescindible que el Partido Demócrata (PD) y FI, tradicionalmente rivales, lleguen a un acuerdo y que además sumen el apoyo de otra formación para llegar así al quórum.

Por un lado, el PD, hoy en el poder integrado en una coalición bajo las órdenes de Matteo Renzi, ha propuesto al docente y político Luciano Violante.

Por otro, FI, asediada por las divisiones internas, ya ha quemado en dos “fumatas” negras a dos candidatos -Catracalà y al abogado Donato Bruno- y actualmente estudia si apoyar la nueva candidatura: el ex abogado del Estado Francesco Caramazza.

Evidente es la crisis que atraviesa el partido de Silvio Berlusconi, y máxime si se tiene en cuenta que durante las 16 votaciones ya ha presentado a tres candidatos, mientras que su rival político, el PD, se mantiene firme en su decisión de sentar en la Consulta a Violante.

Pero, ¿con qué partidos pactar?.

El Nuevo Centroderecha es una escisión de FI que no ve con buenos ojos sus propuestas y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), en su tónica habitual, se niegan a participar en este proceso al considerarlo “inquietante”, con el que la vieja política quiere enchufar a dos de los suyos en el Tribunal Constitucional.

Paradójicamente, ni siquiera parte de la bancada de FI son favorables a Caramazza al considerarle un “técnico” y preferirían a un hombre de partido que represente a la formación en el Alto Tribunal.

La xenófoba Liga Norte tampoco se presta a votar por el binomio Violante-Caramazza y el jueves protagonizó la anécdota de la jornada al escribir mal en la papeleta el apellido del “forzista”, en un acto con el que ofrecieron su voto a la nulidad.

Los integrantes de esta formación de tinte xenófobo cambiaron la parte “mazza” del apellido del candidato conservador con el vocablo siciliano “minchia”, un juego de palabras basado en el hecho de que ambos términos signifiquen “pene” en italiano.

El próximo martes volverá a reunirse el Parlamento para proceder a la decimoséptima votación y tratar de desenredar este galimatías enquistado en el seno de la institución legisladora y en el órgano encargado de garantizar la constitucionalidad de las normas del país.

http://www.eldiario.es/politica/Italia-atasca-sillas-Tribunal-Constitucional_0_310069237.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: