Inicio » El observatorio constitucional » Movimientos regionales versus partidos nacionales. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 8 de Noviembre de 2014.

Movimientos regionales versus partidos nacionales. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 8 de Noviembre de 2014.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Ha trascurrido un mes desde las últimas elecciones y un tema pendiente por comentar es la percepción de los analistas limeños respecto a los resultados, especialmente preocupados por la baja performance política de los partidos nacionales e interpretando este hecho como parte de una crisis.

La primera idea que viene a mi cabeza sobre este tema es la visión centralista que se tiene del ejercicio de la política en el país; es decir, partir de la idea que “Lima es el Perú” y que, por tanto, si los partidos nacionales no gobiernan las regiones nos encontramos en una crisis.

El crecimiento de los movimientos regionales se explica como parte de un proceso de rechazo a la idea que “Lima es el Perú”, pero el problema es que la actividad política de las regiones replica los problema de fondo de los partidos nacionales, su dificultad para expandirse en suficientes comités organizados por todo el territorio. Por otra parte, se tratan de movimientos que terminan decayendo una vez culminado el proceso electoral de turno.

Es natural y de sentido común que los movimientos políticos surjan como una consecuencia del proceso de regionalización, no es posible descentralizar al país con visiones y perspectivas tan centralistas, pues no se trata que las regiones miren a la capital sino que Lima reconozca las diferencias existentes en su rico y complejo territorio de costa, sierra y selva, de lo contrario nos encontraremos con más de lo mismo; el ejercicio de una política que dice apostar por un proyecto de descentralización pero desde una cultura centralista capitaneada por partidos nacionales. Por eso, que los analistas no se preocupen del despertar político de las regiones sino, más bien, de su informalidad y populismo copiado de los partidos nacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: