Inicio » El observatorio constitucional » El normal ejercicio de la política. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 20 de Junio de 2015.

El normal ejercicio de la política. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 20 de Junio de 2015.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

Los momentos de crispación son naturales en las democracias. El ejercicio de la política, como actividad humana, no se encuentra libre de tensiones y el Congreso es el lugar donde mejor se evidencian los “tira y afloja” entre el partido de gobierno con la oposición.

El problema que tenemos es interpretar el ejercicio de las naturales herramientas del juego político con escenarios apocalípticos, posiciones irreconciliables, imposibilidad de generar espacios de entendimiento y no reconocer que la política se parece a un juego de ajedrez: a veces se gana y a veces se pierde.

Una visión distinta a lo acontecido en el Congreso, sobre la resistencia inicial de la oposición para conceder facultades legislativas al gobierno, está en comprender que la política tiene como centro la libertad, por ser una libre actividad que hacen las personas y que es necesaria para su normal desarrollo en una sociedad democrática. Por eso, el pleno ejercicio de las libertades es un componente fundamental de la política, entendida como no sólo como el reino sino en refugio de la libertad; en ese sentido, consideramos que defender la política es también una forma de defender la libertad de la persona.

La continuidad democrática que vivimos y que debemos conservar empieza lentamente a brindar sus frutos. La preocupación por una eventual disolución del Congreso, prevista constitucionalmente, y menos en un golpe de estado militar, como pensaban las generaciones precedentes, nos debe llevar a concluir que las interrupciones democráticas se van quedando atrás y ahora lo más preocupante para los ciudadanos es conocer si el Congreso investirá o no al ministro, si otorgará o no facultades legislativas, si interpelará o no al gabinete. Se trata de todo un cambio de percepción ciudadana, donde los problemas políticos se resuelven con remedios políticos.

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: