Inicio » El observatorio constitucional » El contenido del mensaje presidencial. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 1 de Agosto de 2015.

El contenido del mensaje presidencial. Publicado en el Diario El Comercio (Edición Regional), Sábado 1 de Agosto de 2015.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El mensaje presidencial a la Nación del pasado 28 de Julio ha dado lugar a una serie de comentarios, la mayoría de ellos coincide que se trató de un discurso vago, mustio, seco, sin mayores novedades y anuncios importantes. Si leemos la Constitución nos daremos cuenta que el mensaje presidencial no tiene el principal propósito de entretener o sorprender, pese a que siempre agradeceremos un discurso fluido, bien leído y redactado con el fondo y forma de un estadista.

El inciso 7 del artículo 118 de la Carta de 1993 es claro al establecer que los “mensajes anuales contienen la exposición detallada de la situación de la República y las mejoras y reformas que el Presidente juzgue necesarias y convenientes para su consideración por el Congreso”; es decir, se trata de exponer una fotografía sobre el estado del país, por eso se hace extrañar cualquier omisión en su contenido. En resumen, la finalidad del mensaje es pedirle al Presidente de la República, como jefe de estado y gobierno, que exponga “la salud del país” en comparación a cómo la recibió y la justificación de las medidas legislativas que propondrá al Congreso para revertir situaciones adversas, ya sea en la economía, la educación, la seguridad ciudadana, etc.

El contenido del mensaje presidencial debe transparentar una línea política coherente para hacernos sentir que vamos hacia una dirección determinada, para alcanzar unos objetivos en el corto, mediano y largo plazo; convencernos con sus palabras que se trata de un camino correcto y seguro para llegar a la tierra prometida del bienestar general. Y si se trata del último mensaje, como es el caso, insistir en que su sucesor en la presidencia continúe con la carrera emprendida, como si se tratara de una competición atlética con postas.

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: