Inicio » El observatorio constitucional » Proyecciones para un último año de gobierno. Ya no hay tiempo para más promesas, ni presidenciales ni parlamentarias. Publicado en el Suplemento Dominical Semana, Diario El Tiempo (Región Piura), Domingo 26 de Julio de 2015.

Proyecciones para un último año de gobierno. Ya no hay tiempo para más promesas, ni presidenciales ni parlamentarias. Publicado en el Suplemento Dominical Semana, Diario El Tiempo (Región Piura), Domingo 26 de Julio de 2015.

Entrevista realizada por la Lic. Tania Elías Lequernaque
DirCom Universidad de Piura.

Para hoy estaba prevista la elección de la Mesa Directiva del periodo legislativo 2015-2016. En 2 días, el presidente Ollanta Humala dará también su último mensaje a la nación, en la recta final de su mandato. Para el Dr. Carlos Hakansson Nieto, especialista en Derecho Constitucional de la Universidad de Piura, el Gobierno ya no puede hacer más que cerrar el plan propuesto en su campaña. El Congreso –en las manos de quien recaiga para que lo dirija- debe tocar temas pendientes como la reforma electoral. El reto de los 2 poderes es mantener la estabilidad democrática, a puertas de elecciones.

El último año que cierra el periodo de Gobierno de Ollanta Humala ha dejado en evidencia la necesidad lograr consensos para elegir a un presidente del Congreso que pueda liderar la gestión parlamentaria para el 2015-2016. Hasta el jueves, la única candidatura clara era la de Luis Iberico, respaldada por el Apra y Fuerza Popular. El viernes se habló de la candidatura de Vicente Zevallos ante una supuesta declinación de Víctor Andrés García Belaúnde, la que reuniría el apoyo de las fuerzas más pequeñas pero que podría cobrar fuerza con el nacionalismo. El partido de Gobierno no terminaba de definir sus cartas y jugaba al misterio con ese respaldo y con la posibilidad de candidaturas propias como la de Marisol Espinoza, Fredy Otárola, pese a que los 2 han dejado entrever que no aceptarían una postulación. “A estas alturas, lo que puede pasar en esa elección es incierto”, asegura el exdecano de la Facultad de Derecho de la UDEP, Carlos Hakansson Nieto.

La realidad

El especialista explica que el parlamento peruano muta su composición a lo largo de un mandato presidencial que coincide con el mandato del legislativo (5 años), y se transforma producto de la fragmentación de los partidos menos sólidos. En el caso del actual Congreso, las fuerzas se han dividido en el transcurso del tiempo y por diversos motivos, como las discrepancias internas en los grupos que llevaron a los congresistas a separarse de su bancada, a formar la suya o sumarse a otra.

“Este problema le ha generado especial factura al gobierno. Cada año le ha costado más lograr una mayoría para hacerse de la presidencia del Congreso y de la Mesa Directiva; ambas instituciones son importantes porque manejan determinados hilos dentro del hemiciclo para poner en agenda unos temas y no otros”, menciona.

“Cuando un Gobierno no logra ese manejo directivo en el Parlamento, deja de tener fuerza para aprobar en esa instancia una serie de iniciativas. Por eso ahora tiene que buscar más consensos para lograr sus objetivos”, agrega.

Señala que esto ya se ha ido notando al querer buscar acuerdos para investir al primer ministro, “y se va a evidenciar más en este elección (de la Mesa Directiva) porque no tiene la mayoría para nombrarla con miembros de su partido”.

Ante la incertidumbre señala que si Gana Perú no logra la Mesa Directiva, su último año de gobierno podría ser aún más difícil. “Se pondrán en agenda los temas que el gobierno no consideraba importante o que no le son atractivos. También habrá crispación y confrontación”.

El Doctor Hakansson recordó que se elija al oficialismo o a la oposición para presidir el Congreso, lo que debe quedar claro es que este será un parlamento de tránsito hacia el próximo que se elegirá también con el nuevo presidente de la República. “La transición está comenzando”, anota.

La actuación de un demócrata

Sin una Mesa Directiva a su favor, Humala tendría dificultades. “Pero es un presidente, y sabe que no está llamado a tener siempre un escenario fácil; un presidente es un político por lo tanto en un escenario cambiante se exigen muchos reflejos, habilidad política, sagacidad”, comenta Hakansson.

Un escenario difícil debe mantener al gobierno en la línea de la democracia, pese a cualquier adversidad que debe superar. “Un presidente no puede esperar ser elegido pensando que los años que va a gobernar serán de plena estabilidad, tiene que sortear distintas circunstancias, incluso algo inesperado: un desastre natural, una crisis política, económica, hasta perder la mayoría. Se entiende que el ciudadano ha elegido a un demócrata y como tal debe terminar su gestión”, reflexiona.

El juego oficialismo y oposición

Con respecto a la candidatura de Luis Ibérico, el Doctor Hakansson considera que más allá de la concertación de los grupos que la promueven así como las críticas generadas, lo que refleja es un efecto de la recomposición de fuerzas al interior del Congreso, señales de cambio y de nuevos aires, más aún cuando el actual Congreso está de salida.
“La dupla entre un ministro, que está tratando de ser más concertador, y el parlamento, con una directiva más cercana a la oposición creo que es el clima de tránsito que se está buscando de cara a las próximas elecciones”, menciona.
Sin embargo, lo que está pasando en la pugna de poderes refleja que los partidos, en general, tienen pocos cuadros. “Llama la atención que los candidatos, sin elecciones primarias en sus partidos, se encuentren haciendo campañas. En otros países como Estados Unidos, se puede ver a Jed Bush, Donald Trump o Hillary Clinton en elecciones primarias para lograr su candidatura presidencial. En nuestro caso es distinto, si la ley establece que realicen elecciones primarias será una formalidad porque la democracia de partidos se encuentra en un proceso de formación”, precisa.

Lo pendiente

Para el Doctor Carlos Hakansson, el Congreso en su último año debe dedicarse a debatir temas importantes como el de la reforma electoral. “Está pendiente debatir el voto preferencial, corregir la barrera electoral, el proyecto de Senado”, indica. Sobre esto último menciona que la bicameralidad es un proyecto a discutir aunque puede ser polémico “pero el sistema actual de una sola cámara con tanta crispación ya no resiste más para mantener la gobernabilidad”. Sugiere que al Senado habría que dejarle la elección del Defensor del Pueblo, del Contralor General, de los miembros del Tribunal Constitucional, porque se trata de una cámara que por naturaleza no es confrontacional.
“Cuando hay un parlamento unicameral, lo ideal es que el gobierno tenga siempre mayoría para actuar, por un sentido tecnócrata, pero la bicameralidad permite que un Senado que represente a las regiones, y que haga las veces de un Consejo de Estado, porque sí deben estar presentes los expresidentes. La bicameralidad permite esa selección reflexiva y la revisión de reformas polémicas”, expresa.


“No sorpresas ni anuncios inesperados… vienen elecciones”

Sobre el mensaje que inicia el último año del presidente Ollanta Humala en el gobierno, el constitucionalista de la UDEP señala que no puede estar lleno de promesas ni anuncios inesperados. “Debe empezar a mostrar los resultados a nivel nacional, de las políticas que ha estado ejecutando”.
Sobre esto, cree que lo más probable es que Humala haga alusión a los distintos tipos de becas que el Gobierno ha otorgado en estos años, así como algunas obras.
“En el tema educativo es cierto que ha puesto grandes esfuerzos, ha tenido un ministro que ha podido permanecer en el cargo y es el principal lustre que puede mostrar de sus 5 años”, dice. Sin embargo, tiene claro que el mensaje no es una ocasión para decir más promesas -porque es un año que se va muy rápido, ni mensajes inesperados que afecten la estabilidad o creen desconcierto.
Para Carlos Hakansson, el presidente debe tener en cuenta que desde octubre la campaña electoral empezará a cobrar protagonismo. “Al gobierno le quedará el resto de este año y la mitad del próximo para ir cerrando temas que tenga pendientes pero de ninguna manera se trata de cambiar el rumbo”, enfatiza. En este camino a terminar la maratón de su mandato, el especialista señala que el gobierno debe seguir consolidando la propuesta de la diversificación de la economía, que es de largo aliento y debería continuar el próximo gobierno.

El año que termina: De la tensión a la calma

En el análisis que realiza, el Doctor Hakansson se refiere al cuarto año de gobierno de Ollanta Humala. “Empezó muy tenso y ha terminado con más calma a raíz del mejor manejo del primer ministro, Pedro Cateriano, con el Parlamento. Ha tratado de limar asperezas pero ha llegado muy tarde, las asperezas se generaron en los últimos 4 años”, refiere.
Destaca que un ministro con esa inicial imagen confrontacional ahora busque tender puentes. “Lo está haciendo en un momento en que le cuesta más porque el gobierno está de salida”.
Sobre esta figura, proyecta que sería bueno que siga al frente del gabinete, aunque haya cambio de uno o algunos ministros que decidan integrar la lista parlamentaria en las próximas elecciones, pues tendrían que dejar el cargo 6 meses antes de la elección.
“Sería importante que actual Primer Ministro culmine sus funciones hasta la próxima transferencia de mando para mantener la estabilidad política. Es el séptimo premier de este mandato”, anota.

La primera dama

En este periodo también ha cobrado protagonismo la investigación hacia la primera dama, Nadine Heredia. Hakansson Nieto dice que es necesario esperar el informe de la Comisión Parlamentaria, que debe presentarse a fines de agosto. Con ese resultado debería tomar acciones, si se judicializa o no. “Mientras tanto, hay que esperar. Los miembros del gobierno deben procurar no pronunciarse al respecto, ni el presidente ni los parlamentarios o las personas que están implicadas. El presidente tiene que preocuparse de avanzar lo que tienen pendiente y de que las elecciones se lleven en un clima ideal; que el centro de los temas políticos se resuma en el proceso electoral más que en otros elementos distractores que pueden despistarnos de los contenidos de la campaña”, recomienda.
Señala que según la ley, Nadine Heredia puede ser candidata a lista parlamentaria si no hay problema de inhabilitación. Sin embargo, está prohibida de postular a la presidencia, y no solo ella como cónyuge del mandatario sino el entorno del presidente, los ascendientes y los descendientes de un determinado grado de consanguineidad, por la relación cercana. “Tiene un sentido, por prudencia política”.

Un reto por la democracia

“La continuidad democrática y sus elecciones van educando al ciudadano y es una educación que parte desde transición, inicial, primer grado. Aún no hemos pasado la secundaria, con lo cual un golpe de estado es algo peor que repetir el año, se repite la década”, considera el docente de la Facultad de Derecho de la UDEP.
“Hoy las reformas electorales, más allá de ser proyectos legislativos, son conquistas. La democracia está construida sobre éstas. Se va haciendo fuerte y eso toma tiempo. Los chicos de 15 años no tienen idea de un golpe. Serán una renovación de ciudadanos que han crecido en una democracia, precaria pero en democracia, y son a quienes se les va a
exigir esas conquistas que faltan”, reflexiona.

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: