Inicio » El observatorio constitucional » La ansiada institucionalidad. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 21 de Febrero de 2016.

La ansiada institucionalidad. Publicado en el Diario Correo (Edición Regional), Lunes 21 de Febrero de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra de Jean Monnet (Comisión Europea)

La tensión que actualmente viene atravesando el partido Todos por el Perú por el riesgo de salir de la contienda electoral es un ejemplo del problema de fondo para lograr el fortalecimiento de nuestro sistema político: la institucionalidad democrática. Se trata de un incidente que marcará un antes y después en las organizaciones partidarias, que también deberán dedicar tiempo y especial cuidado en las cuestiones formales que podrían complicar y desconcentrar a sus titulares en una campaña electoral en marcha y casi en la recta final.

No es mi intención en esta columna ofrecer una opinión en torno al contenido de la resolución final que termine con este episodio, cualquiera sea el resultado será dramático desde el lado que desee mirarse. Los diferentes columnistas, unos que opinan que debe primar la formalidad y otros la proporcionalidad de la sanción al error cometido, pueden tener sólidos argumentos para defender su posición, pero cualquiera sea el resultado nos hará comprobar que tres gobiernos democráticos elegidos consecutivamente en nuestro país, un hecho sin precedentes en la historia republicana, todavía no son suficientes para que el sistema político empiece a echar raíces profundas, que no son otra cosa que continuidad, formalidad, competencia, coherencia y trascendencia para alcanzar la institucionalidad, que no se forja sola sino que se conquista con pulso.

La continuidad de los procesos electorales, la formalidad de las organizaciones políticas, la competencia para resolver los problemas de una comunidad política, la coherencia de vida de sus principales líderes y la capacidad de las organizaciones políticas para que se conviertan en un cuerpo vivo, independiente de la trayectoria, personalidad y carisma de sus fundadores, son los requisitos vitales para conquistar la ansiada institucionalidad. Es difícil, sí, pero nadie nos dijo que sería fácil.

*****

La ansiada institucionalidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: