Inicio » El observatorio constitucional » Unas reflexiones antes del 28 de Julio. Publicado en el Diario El Tiempo (Región Piura), Domingo 24 de Julio de 2016.

Unas reflexiones antes del 28 de Julio. Publicado en el Diario El Tiempo (Región Piura), Domingo 24 de Julio de 2016.

Carlos Hakansson
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra)
Profesor de Derecho Constitucional (Universidad de Piura)
Titular de la Cátedra Jean Monnet (Comisión Europea)

El final de una campaña electoral es el inicio de la siguiente. La cuarta transferencia democrática consecutiva obliga a la clase política a realizar un profundo esfuerzo de organización partidaria a nivel nacional, si desea mantener o incrementar sus cuotas de representación política.

Las campañas no pueden limitarse a un trabajo de cuatro a seis meses antes de los comicios. La publicidad televisiva y radial ya no producen los mismos resultados de comunicación; ahora, no basta con ser un buen orador, con gran convocatoria de masas en las plazas y calles, sino que se debe tener una organización partidaria y militancia que trabaje constantemente, para recoger las opiniones y necesidades ciudadanas de un país con una geografía difícil, desarrollando con tiempo un plan de gobierno con respuestas técnicas a la solución de sus problemas de agua, luz, desagüe, educación transporte, inversión trabajo, seguridad, etcétera.

La principal tarea del nuevo Congreso para el corto plazo es, entre otras enmiendas y ajustes imprescindibles, modificar el primer párrafo del artículo 21 de la Ley de organizaciones políticas que establece que los partidos y movimientos de alcance regional o departamental “pueden” contar con el apoyo y asistencia técnica de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) para la elección de candidatos en sus comicios internos. Dada la experiencia y necesidad de formalizar a los partidos, la enmienda consistiría en el “deber” de las agrupaciones políticas de contar con el apoyo logístico y organización de la ONPE y la consecuente certificación de un proceso de democracia interna impecable. De estar establecida en la Ley, esta exigencia hubiese evitado problemas de improvisación e informalidad, a más de un partido político, durante esta campaña electoral.

Las notorias deficiencias en el funcionamiento de nuestra joven democracia llevan buen tiempo de espera para su profunda reforma; de no hacerla, el llamado “antisistema de partidos” terminará por colapsar. Los incidentes del último proceso electoral sólo han sido una señal.

Con relación al concepto de antisistema de partidos entendemos a los movimientos sin ideario, militancia, movimiento de juventudes, locales partidarios en todo el país, formación de cuadros de profesionales, técnicos en gestión pública, planes de gobierno debidamente sustentados y una verdadera democracia interna de arraigo popular.

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: