Inicio » Noticias » El PRI busca reinventarse ante el creciente desprestigio social. Publicado en el Diario El País (España), Edición Digital, Sábado 1 de Julio de 2017.

El PRI busca reinventarse ante el creciente desprestigio social. Publicado en el Diario El País (España), Edición Digital, Sábado 1 de Julio de 2017.

El partido gobernante ve cómo la brecha con la sociedad aumenta al tiempo que se abren grietas entre la dirigencia y las base

Por: JAVIER LAFUENTE (México)

El partido hegemónico de México en el siglo XX busca la forma de acomodarse en el siglo XXI. Si el desprestigio de clase política se acrecienta a diario en el país, en el caso del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), la situación es límite. Pese a haber mantenido el poder en algunos Estados, la pérdida de votos ha sido constante durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. El “nuevo PRI” al que invocó el presidente al llegar al poder está hoy preso o prófugo y la formación tricolor ve cómo la brecha con la sociedad aumenta al tiempo que se abren grietas entre la dirigencia y las bases.

La intranquilidad se ha instalado en la alta dirigencia del PRI en las últimas semanas en la medida en que aumentan las elucubraciones sobre quién será el candidato que concurrirá a las presidenciales de 2018. El próximo agosto, el PRI celebrará una asamblea en la que se sentarán las bases de esa elección, que aún se prolongará unos meses. Pocos discuten que será Peña Nieto quien lo designe, acorde con la tradición histórica del PRI -lo que el historiador Daniel Cosío Villegas denominó “monarquía absoluta sexenal hereditaria por vía transversal”-, pero comienzan a aparecer grietas que reclaman una mayor cercanía entre el PRI del Gobierno y el partido.

“Algunos priistas olvidan que en el partido había democracia. Parece que volvimos al siglo XX”, critica Adolfo Murat. Este joven priista integra una de las corrientes críticas que ha aflorado en las últimas semanas y que pone en duda la toma de decisiones de la dirigencia del partido. “Hay un grupo que sentimos que se ha perdido competitividad, que queremos que regrese una democracia interna para abordar los dos grandes retos: la elección de los mejores candidatos y qué es lo que queremos para el país”.

“Es una demanda sistemática de la militancia”, ahonda en este sentido Ivonne Ortega. La exgobernadora de Yucatán llama a una reflexión interna para encarar este año electoral: “Se pueden poner de acuerdo las cabezas, pero mucha de la militancia no está dispuesta a aceptar que se quiera ganar solo para mantener el poder”. Ortega recuerda que en lo que va de sexenio, el PRI ha perdido 4,7 millones de electores en las 24 gubernaturas que se han disputado hasta la fecha. En el Estado de México, donde el partido tricolor ha gobernado ininterrumpidamente desde hace nueve décadas, la caída estuvo a punto de tener consecuencias inesperadas. Por primera vez, el PRI no fue el partido más votado. El izquierdista Morena, de Andrés Manuel López Obrador, obtuvo casi 60.000 votos más. Si el PRI ha conseguido retener el poder es gracias a que iba en coalición con otras formaciones, como el Partido Verde.

Una de las principales críticas que recibe la dirigencia del PRI es la falta de transparencia en la toma de decisiones y la necesidad de buscar un rumbo. “Queremos que la discusión se dé a todos los niveles, arrastramos un lastre como el de la corrupción, por ejemplo. pero también tenemos que ver qué modelo económico queremos, nos hemos situado más a la derecha que el PAN”, lamenta Murat. “Tenemos que plantearnos cuál es nuestra ideología y para qué queremos ganar en 2018”, añade Ortega.

Sobre el posible sucesor, un exdiputado y exgobernador, que prefiere el anonimato al estar ya alejado de la arena política, resume: “No hay que alborotar la gallera, hay que tener una turbulencia controlada”. “El principal reto del PRI es lograr que el presidente nombre a alguien que no represente la continuidad del peñanietismo”, opina Carlos Bravo Regidor, analista y profesor del CIDE. En esta línea, los nombres que cobran más fuerza desde hace semanas son los de José Narro, secretario de Salud; José Antonio Meade, secretario de Hacienda –que no es miembro del PRI- y también el de Aurelio Nuño, responsable de Educación, de los tres el perfil más similar al presidente.

Nadie duda que la decisión de elegir al candidato recaerá sobre Peña Nieto, cuya popularidad ha caído en picado, otro factor de descontento entre las bases del PRI. Según la última encuesta de GEA-ISA solo el 19% aprueba al presidente. “Peña Nieto ha pasado de ser un prócer del priismo en 2010 y 2011 a ser el mayor fardo con el que carga el partido”, considera Bravo Regidor. Su llegada al poder de en 2012 supuso el regreso de un priista a Los Pinos después de los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, una alternancia tras más de 70 años de mandato tricolor que no llegó a fructificar en una verdadera transición de régimen. El triunfo de Peña Nieto insufló confianza y optimismo. Las reformas que adoptó, como la energética o la educativa, recibieron el reconocimiento internacional.

La fiesta, no obstante, hace tiempo que tocó a su fin. El escándalo de la Casa Blanca –la mansión de la primera dama que fue vendida por uno de los principales contratistas del Gobierno- o el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa golpearon frontalmente la imagen del presidente. A ello se han sumado los casos de corrupción de varios gobernadores. El “nuevo PRI” al que se refirió Peña Nieto está hoy en la cárcel –Javier Duarte (Veracruz), Roberto Borge (Panamá) o prófugo, caso de César Duarte (Chihuaha). “Si algo castiga el electorado mexicano es la incongruencia, la modernización de los discursos contrastaba con las prácticas más anacrónicas”, asegura el exdiputado crítico con la deriva del partido: “Era como emplear hardware moderno con un software antiguo”.

El PRI encara uno de los mayores desafíos de su historia reciente. La asamblea de agosto servirá para tomar el pulso al partido y ver si las pequeñas grietas abiertas pueden desembocar en algo más o la fuga logrará taparse. Analistas como Carlos Bravo creen que, pese a todo, la formación sigue siendo sólida. “Hay que hacer una distinción entre el PRI-Gobierno y el PRI-partido. El primero parece estar desconectado de la realidad, pero el segundo aún sabe dónde cortejar al electorado, dónde desmovilizar al de la oposición…” El reto es mayúsculo.

Link: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/06/30/mexico/1498845699_562161.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: